OBJETIVOS DEL TRABAJO

Rudesindus          Entre  la postura apriorística de la ciencia histórica y los planteamientos especulativos de los esotéricos, es necesario un estudio de la Tradición Jacobea como origen del Camino de Santiago. El propósito del trabajo es el estudio de sus fuentes para ver si contiene indicios o criterios de verosimilitud, o es una falsedad arropada en el transcurso de la Historia.

          Aunque incluyendo ampliaciones y complemento grafico adicional, todo lo aquí publicado relativo a Tradición Jacobea y sus criterios de verosimilitud, fue editado en el número 7 de la revista Rudesindus de 2011.

          Junto a este objetivo prioritario de este blog iré incluyendo otros muchos temas complementarios, como breves relatos literarios, artículos musicales, diarios de peregrinación, personajes de la historia jacobea, conformando un mosaico temático que pueda ser del gusto del peregrino del Camino de Santiago.

          Y si este Blog resulta de tu agrado, te invito a regristarte y a que lo des a conocer entre tus contactos que puedan estar interesados.

 

Publicado en A - PREFACIO | 15 comentarios

34- João Zorro y Lisboa medieval.

          João Zorro (Joán, Johán, Xoán o Xohán Zorro) fue un juglar portugués de biografía desconocida que desarrolla su actividad poética durantes finales del siglo XIII y primer cuarto del XIV, durante el reinado de Dionisio I de Portugal, en cuya corte estuvo al servicio del monarca. Se piensa que dos de sus cantigas fueron compuestas por orden real con ocasión de la botadura de navíos en los astilleros de Lisboa para el inicio de alguna campaña militar naval.

          En el siglo XIII Lisboa se convirtió en la capital de Portugal por su localización estratégica, y llegando a ser un importante centro comercial que conoció gran prosperidad por su actividad marítima y colonial. Es la época del rey Don Denis, gran cultivador de las letras en su país, trovador célebre y protector de trovadores y juglares en su corte. Lisboa empieza a desempeñar un papel político y cultural muy importante y João Zorro fue, según los investigadores, un famoso juglar de la corte de Don Denis, es decir, su actividad poética tuvo lugar en el período dionisíaco de la poesía cortés gallego-portuguesa, un período que, junto al período alfonsí, constituye la época clásica de esta poesía, una época de florecimiento y esplendor para la más famosa escuela poética medieval en la Península Ibérica.

          Las célebres cantigas de João Zorro se consideran por algunos investigadores los documentos poéticos mayores de la Lisboa medieval, de la cual nos da importantes testimonios, siendo el único poeta de los Cancioneros medievales gallego-portugueses que dedica una gran parte de su obra a esta ciudad, y su contenido puede reflejar el nacimiento de una nueva época en Portugal, que va a desembocar en los Descubrimientos.

          De su obra han llegado hasta nuestros días tan sólo once de sus cantigas, gran parte de las cuales son barcarolas o cantigas marineras, pues la constante referencia a motivos marineros es una de las características más sobresalientes de Zorro.

          “En Lixboa sobre lo mar” [B 1151a-1152a, V 754], es una conocida cantiga ambientada en Lisboa, aparentemente de tema heroico pero que oculta una cantiga de amor que a su vez remeda la forma de una cantiga de amigo en la línea de la tradición literaria medieval galaicoportuguesa, con coplas alternas, paralelísticas y con leixa-pren. El sujeto lírico, una voz masculina, anuncia a su dama que ha ordenado construir barcos en Lisboa, un motivo temático que ha de entenderse como parte de los preparativos de una campaña militar y que sirve para introducir el tópico de la separación de los amantes. Aunque formalmente la tenemos que clasificar como una cantiga de amor, ya que la voz es masculina, como se ha dicho, está realmente lejos del universo común de ese género, y muy cerca del universo de las cantigas de amigo (incluso, además de la tradicional forma paralelística, uno de sus “marcadores” habituales, el término velida). Esta simbiosis entre los dos géneros es, desde luego, una de las originalidades de la cantiga. Otra característica muy original es el hecho de que esta voz masculina no es la del trovador, como cabría esperar, sino la voz del mismo constructor de los barcos, el rey Don Denis. Este es un caso único en la lírica gallego-portuguesa (e incluso en la lírica en general). La composición entra, por lo demás, en diálogo directo con las cantigas de amigo del mismo autor, y donde una voz femenina se refiere igualmente a estas barcas nuevas que el rey mandó hacer.

[B 1151a-1152a, V 754]

En Lixboa, sobre lo mar
barcas novas mandei lavrar,
ai mia senhor velida!

En Lixboa, sobre lo ler,
barcas novas mandei fazer,
ai mia senhor velida!

Barcas novas mandei lavrar
e no mar as mandei deitar,
ai mia senhor velida!

Barcas novas mandei fazer
e no mar as mandei meter,
ai mia senhor velida!

          La magnífica versión instrumental de Strella do Día y Quinta estampida real ambientan bien la temática en el tono festivo de la botadura de navíos en los astilleros de Lisboa para el inicio de alguna campaña militar naval.

          En otra cantiga de amigo, eco de la anterior, se construye una narrativa simbólica con cuatro personajes: la madre, la hija, el rey de Portugal y el amigo. En general, las cantigas de amor son de un carácter más culto que las de amigo y, en su mayoría, son cantigas de maestría. La cantiga que analizamos es una de las pocas que son escritas con estribillo. Es ésta una de las características en el estilo de João Zorro, es decir, la forma tradicional de su poesía. Sin embargo, no dejan por ello evocar el universo cortés, miembro del cual fue el poeta mismo. En estas cantigas aparecen las piedras angulares de la poesía de João Zorro: el río, el mar, el rey de Portugal, Lisboa, etc. Estos aspectos de su poesía tienen que ver en gran medida con las circunstancias históricas de su época, las cuales Zorro refleja fielmente en su obra.

[B 1153, V 755]

El-Rei de Portugale
barcas mandou lavrare,
e lá irán nas barcas migo
mia filha e noss’amigo.

El-Rei portugueese
barcas mandou fazere,
e lá irán nas barcas migo
mia filha e noss’amigo.

Barcas mandou lavrare
e no mar as deitare,
e lá irán nas barcas migo
mia filha e noss’amigo.

Barcas mandou fazere
e no mar as metere,
e lá irán nas barcas migo
mia filha e noss’amigo.

          Otras cantigas sobre botadura de barcos con el trasfondo del amor truncado lo tenemos otras dos piezas de João Zorro.  

[B 1156, V 758]

Mete el-Rei barcas no río forte;
quen amig’ha que Deus lho amostre:
alá vai, madr’, ond’hei suidade!

Met’el-Rei, barcas na Estremadura;
quen amig’ha que Deus lho aduga:
alá vai, madre, ond’hei suidade.

          En esta breve cantiga del ciclo “barcas novas”: el rey lanzó las barcas al mar y la doncella espera, ya con nostalgia, que Dios le traiga rápidamente a su amigo que en ellas va. Una vez más, y al contrario de lo habitual en cantigas de amigo, la escena es concretamente ubicada en la Extremadura portuguesa.

[B 1150a / V 753]

Per ribeira do río
vi remar o navío,
e sabor hei da ribeira.

Per ribeira do alto
vi remar o barco,
e sabor hei da ribeira.

Vi remar o navío;
i vai o meu amigo,
e sabor hei da ribeira.

Vi remar o barco;
i vai o meu amado,
e sabor hei da ribeira.

I vai o meu amigo,
quer-me levar consigo,
e sabor hei da ribeira,

I vai o meu amado,
quer-me levar de grado,
e sabor hei da ribeira.

          En esta cantiga integrada en el ciclo que tiene Lisboa como escenario, la voz femenina canta ahora la ribera del río, seguramente el Tajo, donde ve el barco a remos que lleva a su amigo. El placer que ella siente con la contemplación de la escena que exalta la belleza del estuario del Tajo, esconde una nostalgia evidente sobre la marcha de su amigo y la separación obligada, patente en los versos donde ella dice que su amigo la quiere llevar consigo.

          En un papel central de las obras de João Zorro ocupa un protagonismo destacado la ciudad de Lisboa, que no es sólo el marco donde se desarrolla la acción, sino también objeto del poema. Las citadas barcas nuevas simbolizan la propia ciudad de Lisboa en pleno desarrollo, donde la construcción naval se convierte en un modo de existencia política y comercial.

Publicado en 34- João Zorro y Lisboa medieval., B - MÚSICA | Etiquetado , | Deja un comentario

33- Ato, episcopus trecensis, en el Códice Calixtino

          En el desarrollo de la polifonía y el canto Santiago de Compostela y el Camino de Santiago tuvieron una marcada relevancia, como muestra el Códice Calixtino, que además de su destacado contenido monódico de canto llano en el libro I de las liturgias, contiene en su apéndice musical tras el libro V, el primer repertorio polifónico de la Historia de la Música, superiores a otros corpus polifónicos europeos (Winchester y San Marcial de Limoges), y que pueden muy bien considerarse precursor de la gran música polifónica de la escuela de Paris (Leonín y Perotín), con quien tuvo una demostrada relación precursora. Eran los tiempos de la capilla de música formada por canónigos o niños al servicio de la iglesia que cantaban y leían la música sobre facistoles o grandes atriles colectivos sobre los que se apoyaban los libros de música para cantar en las iglesias.

          La colección polifónica del Calixtino, además de una pieza monódica singular com el “Dum pater familias”, incluye veintiún piezas polifónicas pertenecientes a la primera etapa de la polifonía europea (Ars antiqua). Y aparecen en total once personas a los que el Calixtino atribuye estas obras polifónicas y fue una auténtica novedad, pues hasta entonces lo usual era el anonimato, y Compostela fuera la primera en romper con ese hábito como pronto hará la escuela de París poco después. La investigación arroja que en no pocos casos se trata de personajes reales tanto en identidad como en cronología, y los estudios del musicólogo López Calo apuntan a que muy bien estos autores colaborado realmente en la elaboración de estos cantos, lo que tiene un gran interés en la historia de la música, pues serían los primeros autores conocidos de música polifónica, anteriores incluso a Leonin y Perotin, a los que se venía reconociendo como los primeros autores de polifonía. En este caso la escuela de polifonía compostelana sería un precedente de la escuela de Notre Dame de Paris, que actualmente se considera la hipótesis más factible.

      El nombre a que se atribuyen mayor cuantía de obras polifónicas es “Ato episcopus Trecensis”. Se trata de Atón o Hattón, que fue arcediano y deán de Sens y luego obispo de Troyes en la Champaña desde 1125. En 1145 se retiró a la Abadía de Cluny donde murió ese mismo año.

 

          Se le atribuyen siete composiciones en el apéndice polifónico, todas a dos voces: “Nostra phalanx plaudat leta” (Nº 95, folio 214 [185]), “Dum esset salvator in monte Sicut enim vox tonitrui” (Nº 103, folio 216v [187v], “Huic Iacobo Tristis est anima” (nº 104, folio 217 [188]), “Iacobe virginei Tu prece continua” (Nº 105, folio 207 [188]), “O adiutor omnium seculorum Qui subvenis periclitantibus” (Nº 106, folio 217-217v [188-188v]), “Portum in ultimo” (nº 107, folio 217v [188v]), y “Misit Herodes Occidit autem” (Nº 109, folio 218 [189]).

          El Nostra Phalanx es un himno al apóstol Santiago de bellísima factura que los registrados en Spotify pueden escuchar, en versión de Venance Fortunate Ensemble, en el nº 11 de este enlace: 

https://open.spotify.com/album/37MgtzCjQsqTF13ukFWcgX

 

Nostra phalanx plaudat leta
Hac in die, qua athleta
Cristi gaudet sine meta
Iacobus in gloria
Angelorum in curia.

Quem Herodes decollavit,
Et id circo coronavit
Illum Cristus et ditavit
In celesti patria
Angelorum in curia.

Cuius corpus tumulatur
Et a multis visitatur
Et per illud eis datur
Salus in Gallecia
Angelorum in curia.

Ergo festum celebrantes,
Eius melos decantantes
Persolvamus venerantes
Dulces laudes domino
Angelorum in curia.

(Traducción de A. Moralejo)

Aplaudid con alegría,
que Santiago en este día
goza como merecía
en la gloria celestial,
en la curia angelical.

 

Por Herodes degollado,
y por esto coronado
por Cristo y magnificado
en la patria celestial,
en la curia angelical.

 

Cuya tumba venerada
es por muchos visitada
en Galicia les es dada
curación de todo mal
en la curia angelical.

 

Su fiesta, pues, celebremos,
en su honor himnos cantemos
y con loas veneremos
al Señor de siervo tal
en la curia angelical.

 

          El resto de piezas son respuestas para los servicios de la celebración del día de Santiago de las que escucharemos como muestra dos de ellas:

Huic Iacobo Tristis est anima en versión del grupo Sequentia.

R/ Huic Iacobo condoluit dominus tempore passionis sue
velut karus karo suo mesticiam carnis sue,
ostendens ei et dicens.

V/ Tristis est anima mea usque ad mortem,
ostendens ei et dicens.
Gloria Patri et Filio, et Spiritui Sancto

R/ A este Santiago se lamentó el Señor, en el tiempo de su pasión,
como el amigo a su amigo,
mostrándole la tristeza de su carne y diciéndole.
V/ Triste está mi alma hasta la muerte.
Mostrándole y diciéndole.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

 

Iacobe virginei Tu prece continua

R/ Iacobe virginei frater preciose Iohannis,
qui pius Ermogenem revocasti
corde ferocem ex mundi viciis
ad honorem cunctipotentis

V/ Tu prece continua pro nobis omnibus ora,
qui pius Ermogenem revocasti
corde ferocem ex mundi viciis
ad honorem cunctipotentis

R/ Santiago, preciado hermano del virginal Juan,
que convertiste piadosamente a Hermógenes,
de índole feroz, de los vicios del mundo
al servicio del Omnipotente.
V/ Con oración continua pide por nosotros,
que convertiste piadosamente a Hermógenes,
de índole feroz, de los vicios del mundo
al servicio del Omnipotente.

 

Publicado en 33- Ato, episcopus trecensis, en el Códice Calixtino, B - MÚSICA | Etiquetado | Deja un comentario

30- Santiago de Praga o la Iglesia de la Mano Cortada

          En la ciudad vieja de Praga, en una pequeña calle detrás del patio Ungelt, encontramos esta iglesia (Kostel sv. Jakuba), vinculada a una importante comunidad monástica franciscana, que sorprende por sus dimensiones y por la belleza de su decoración. Una vez que nos encontremos en su interior, nos quedamos absortos por la longitud de su nave central, así como por la vertiginosa altura de la misma, que alcanza los treinta metros.

       Surgió cuando la Vieja Ciudad de Praga comenzó a ser rodeada de muros de protección, fundada en 1232 a instancias de Wenceslao I de Bohemia, en estilo románico. Gracias a Juan de Luxemburgo y su esposa, el inmueble fue reconstruido en el siglo XIV y transformado en una hermosa e inmensa basílica gótica. En 1689 la iglesia fue destruida por un incendio y posteriormente renovada y remodelada en estilo barroco. Por ello y como ocurre en otras muchas iglesias de Praga, en ella encontramos una asociación de elementos góticos del edificio con una decoración interior barroca. No cabe quedarse con ganas de conocerla, pues dicen las guías turísticas que permanece abierta todos los días del año y que la entrada es gratuita.

          La iglesia fue un componente original del Monasterio Minorita  aquí edificado. Uno de los primeros usos de los que se tiene evidencia para esta construcción, fue como escenario de la festividad para celebrar la coronación del rey Juan de Luxemburgo y su esposa, para luego ser marginada de la historia durante una enorme cantidad de años. Durante su existencia ha sido víctima de tres incendios diferentes, todo lo cual representó un gran esfuerzo de reconstrucción en la posguerra. La construcción que se ve en la actualidad es el resultado del trabajo realizado en el siglo XVII, en el que tuvo lugar el último incendio. El incendio que destruyó una gran parte de la Ciudad Vieja en 1689 obligó la reconstrucción parcial del edificio.

En la nueva fachada encontraremos tres bajo-relieves de gran tamaño, cuyas escenas representan la apoteosis de San Francisco, Santiago el mayor rodeado de peregrinos y la apoteosis de San Antonio de Padua.

          Desde los siglo XII y XIII desde Praga partía una de las rutas principales de peregrinación europea, y la ciudad fue un punto clave del Camino de Santiago medieval, en modo que la iglesia de Santiago de Praga fue un lugar de descanso de los peregrinos en el Camino de Santiago centro-europeo. Las altas torres de la iglesia debían facilitar a los peregrinos la orientación y el angel sobre el apóstol Santiago de relieve central de la entrada está indicando la dirección para peregrinar al camino de Santiago junto a un peregrino que lo muestra al resto.

          En la decoración de los interiores de la iglesia de Santiago participaron los más destacados artistas checos del barroco, destacando una obra maestra del arte barroco: la pintura del altar que representa el Martirio de Santiago de Reiner, instalado en un enorme marco llevado por ángeles. Cuenta la leyenda que el cuadro fue pintado cuando la peste negra asolaba Praga. El pintor pedía continuamentye a la Virgen no morir de esta enfermedad. Él no la contrajo, pero si su esposa y su hijo, que fallecieron mientras él siguió trabajando hasta dar la última pincelada al cuadro, momento en que cayó muerto al suelo, aunque no víctima de la peste negra.

También es reseñable su magnífica bóveda, embellecida con frescos en trampantojo del pintor Francis Vogeta de 1736, con escenas de la Virgen María.

          La acústica de la iglesia es de renombre mundial, por lo que es lugar elegido como lugar idóneo de conciertos de música clásica y sacra que se celebran allí a lo largo de cada año. La acústica se hace singularmente patente con el colosal órgano barroco de 1705, un prestigioso atractivo de esta iglesia, con 4 teclados manuales, 91 registros y 8277 tubos,  que se encuentra en el lugar perfecto para demostrar su sonido. Resulta un aliciente espectacular la cita dominical por la intervención del órgano. Se cuenta que Mozart fue en varias ocasiones a tocar en el órgano de esta espectacular iglesia.

          Uno de los mayores atractivos de esta iglesia lo representa la tumba del Canciller Checo Vratislav de Mitrovice. El elaborado diseño fue creado por Jan Bernard Fischer de Erlach es un verdadero testimonio de  su destreza. Un viejo rumor cuenta que cuando la tumba fue abierta, su cuerpo fue encontrado sentado, como si hubiera tratando en vano de salir de su tumba.

          Otro gran atractivo es la estatua de la Virgen María del siglo XV, en el altar mayor. Se trata de la Virgen Dolorosa, de un bello estilo gótico tardío, que ocupaba inicialmente un altar lateral cuando protagonizo uno de los acontecimientos más sorprendentes y siniestros del lugar, emparentado con la propia historia y tradición de esta iglesia y que da al templo el sobrenombre de “Iglesia de la mano cortada”.

 

          Santiago fue considerado patrono del gremio de los carniceros, lo que explica que en la Praga medieval hubiera numerosos comercios de carniceros en las inmediaciones de la iglesia. El rey de Bohemia, Juan de Luxemburgo, les concedió el privilegio como gremio como agradecimiento por haberle ayudado a llegar al trono. Cuando en el siglo XV estallaron en el país las guerras de los husitas, quienes destruían todo lo relacionado con la religión católica, la iglesia de Santiago y el convento quedaron casi indemnes gracias a la protección de los carniceros, que la defendían contra los ataques y robos, según testimonia una vieja leyenda local, cuando cierta vez un ladrón quiso robar las joyas de la Virgen. Permaneció agazapado en una esquina hasta quedar el templo vacío, momento que eligió para acercarse a la talla de madera de la Virgen María, abalanzándose sobre ella para robarle sus joyas, una corona y un collar de perlas. Para sorpresa del ladrón, la estatua de la Virgen le agarró la mano con tal fuerza que el ladrón no podía liberarse y tuvo que permanecer allí toda la noche hasta que a la mañana siguiente le encontró un sacerdote, quien salió a la antigua calle de los carniceros y volvió a la iglesia con un carnicero y su hacha. El ladrón clamaba que rompieran la talla, pero resolvieron cortarle el brazo, que se conserva en la iglesia de Santiago hasta el presente. Sea como fuere, si realmente se trató de una leyenda o si fue verdad lo ocurrido, lo cierto es que a la entrada a la iglesia, en el pasillo a mano derecha, cuelga en lo alto un resto que realmente se asemeja a un brazo humano momificado, y debajo un lienzo que narra la historia de la iglesia de la mano cortada. Y en la nave lateral del inmueble, en dirección al norte, está situada en la pared una placa del año 1615 que lleva una inscripción de los carniceros, quienes advierten que a quien quiera hacer algún daño o ponga en peligro la iglesia, será hecho pedazos.

          Actualmente la iglesia y el convento sirven nuevamente a la orden Minorita que enlaza en sus actividades con los años de gloria de la época en que gobernaron el país los soberanos de la dinastía de los Luxemburgo.

 

Publicado en 30- Santiago de Praga o la Iglesia de la Mano Cortada, C - ARTÍCULOS | Etiquetado | Deja un comentario

21- Milagro en Santiago de las Escombreras

De mi buen amigo Manuel Esperilla, de los Amigos del Camino de Santiago de Sevilla «Vía de la Plata», tomo prestado esta joya de artículo que dice mucho y bueno de su autor y de su asociación.

 

DE COMO LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS DEL CAMINO DE SANTIAGO VÍA PLATA Y EL CLUB BÚHO PEREGRINO FUERON TESTIGOS DEL PRODIGIO QUE SE CUENTA, HACIENDO LABORES DE LIMPIEZA DEL CAMINO A LA SALIDA DE SEVILLA

“¡Milagro! ¡Milagro! ¡Milagro!”, gritan las voces divertidas y en el fondo emocionadas.

“¡Milagro! ¡Milagro! ¡Milagro!”, siguen gritando, reclamando la atención del resto de la cuadrilla que poco a poco abandonan sus aperos de limpieza y acuden a observar el hallazgo, el segundo, pues minutos antes han aparecido quemados los restos de una placa de un disco duro. “¡Bárcenas, Bárcenas, el portátil de Bárcenas!”, ha vociferado su descubridor, sin atreverse a declararlo “milagro” pues ni su fe ni la del resto ni la de cualquier alma, aún cándida, es bastante para creer en un hecho tan improbable.

Son apenas las nueve de la mañana y la sombra de la torre Pelli, como un dildo ortopédico de hormigón y cristal, todavía sin bruñir, proyecta su sombra sobre los primeros metros de tierra del Camino de Santiago.

La salida de Sevilla, buscando la antigua pasarela del ferrocarril a Camas, hoy Vía verde, sucia y llena de escombros, es fácil de imaginar para quien habitó en ciudades y conoció sus bordes, siempre degradados y abandonados. Las hierbas altas de esta primavera que todo lo ocultaban ardieron por gracia de algún pirómano, de algún desaprensivo que igual arroja colillas encendidas que suelas de zapatos, latas de cerveza que vidrio, mucho vidrio, o ropa vieja, colchones, alfombrillas, pelucas, restos de ordenadores, juguetes, condones y la biblia en pasta.

 

 

Todo el decálogo de objetos posibles arrojados desde las ventanillas de los autos que paran a hacer el stop del semáforo, o por los peatones que, camino del aparcamiento o de ese mercadillo digno de un estudio sociológico para el que todo un departamento universitario no sería bastante, han compuesto un paisaje desolador, un basurero improvisado que amenaza con tragarse el camino y enterrar la caseta del guardia.

Todo previsible, ¿todo? No. Entre los escombros incendiados, someramente enterrado, ha aparecido la figurilla de un santo. ¿Casualidad? Tampoco. El santo es el mismísimo Santiago, peregrino de metal que ha brillado cuando pasando de mano en mano se ha ido despojado de los resto de tierra, de cenizas, de tizne como una pátina que lo ultraja. Las caricias han terminado por devolver su aspecto lozano a esta figurilla de apenas diez centímetros de alto, reproducción de la que, en piedra, corona la fachada de la Quintana, por encima de la Puerta Santa, en la catedral compostelana, escoltado por sus discípulos. Teodoro y Atanasio.

El sitio de la aparición es marcado para convertirlo en lugar provisto de significado, en otro locus sancti iacobi (lúdico y sevillano) en el que levantar la futura capilla, ermita, crucero o santuario que acoja al santo. Arquitecto y aparejador (que haylos entre los devotos) ponen trabas urbanísticas, cuando enseguida aparece un manojo de llaves, “las de la futura capilla”, revela su descubridora, cual pastorcita de Fátima. Es entonces cuando los profesionales del rotring o del autocad, ya entregados, comienzan a pensar en el Plan Parcial para ejecutarla.

Con la vuelta al tajo, reina un breve silencio entre esta veintenade peregrinos voluntarios que han salido a limpiar este tramo, a practicar lo que alguno ha llamado “arqueología del desperdicio”, pues la recogida de basuras obliga a arquear el espinazo, invistiendo por si hiciera falta de una dignidad añadida el acto. Cada uno ha deseado en secreto la suerte de los descubridores, elegidos por el santo, uncidos con su gracia, y a todos les resulta fácil recrear el sentimiento de Pelagio, el ermitaño, o el de Miguel Payá, arzobispo de Santiago, cuando a ambos le fueron reveladas, con diez siglos de diferencia entre ambos sucesos, las reliquias del Santo.

Han sido casi tres horas de emociones intensas y duro trabajo. La sombra de la torre comienza a acortarse cuando más de cincuenta bolsas de basura, sacos y cajas repletos son cargados para ser llevados a la cuba más próxima (lejana). El Santo, que está por agradar (¡cómo si hiciera falta!), hace que aparezca en lontananza un vehículo de LIPASAM (empresa municipal de limpieza) con un par de operario que huyen en cuanto ven el fruto de nuestro trabajo, con la excusa de que sería decisión del responsable (que, como es lógico, no está pues hoy es sábado) acercarse hasta donde estamos para llevarse las basuras que les hemos cogido prestadas. ¡Y es que, aunque lo intente, ni el mismísimo Santo, Santiago de las Escombreras de todos los Caminos, puede obrar tan prodigioso milagro! Debe ser que tendrá de ser llevado, andando, a su tumba en Compostela, para ser allí bendecido y entonces sus poderes renovados.

De momento, y habiendo acabado temprano, peregrinamos hacia la bifurcación del Camino con el cortijo del infame Queipo de Llano, a quien por más que alguna vez se congraciara con el Matamoros, el Peregrino tendrá que haber castigado.

Señalamos el sitio en el que colocar una señal que aguante las riadas y continuamos a Santiponce, negociando incluso con un boyero, con el que casualmente nos encontramos, el acarreo del monolito pendiente de autorización para ser instalado.

En el polígono industrial llenamos la mochila con langostinos y gambas recién cocidos para emprender el regreso a la sede de la asociación y celebrar tal día como hoy, 31 de agosto de 2013, fecha ya imborrable en la historia jacobea sevillana.

Se unió a nuestra celebración un peregrino francés que comenzaba el día de la aparición su camino a Santiago. Comió, bebió y se emocionó con la crónica de nuestro hallazgo, por lo que pudiera ser que pronto lleguen noticias del milagro a Santiago, donde para nuestra desgracia, ningún Gelmírez sabrá sacarle todo el partido necesario.

Hasta aquí lo que se puede contar, pues otros prodigios y temblores de piernas se sucedieron para mayores favores, glorias y méritos de devotos, peregrinos y Santo.

Y cuenta este humilde cronista aficionado esto para que generaciones venideras acudan a esta memoria cuantas veces les hiciera falta.

Crónica apresurada del primer milagro del que se tienen noticias de Santiago de las Escombreras

De todos es sabido la beneficencia y favores de los santos, manifiestos en sus milagros. Muchos son los realizados por Santiago a lo largo de los caminos a Compostela: convertir a un pajarillo (txori) en higiénico asistente de una Virgen coqueta, hacer cantar una gallina después de asada, transustanciar ante un cura incrédulo el vino eucarístico en sangre… y un largo etcétera que hay que intentar comprender en su contexto, dentro de un tiempo en el que entre la lógica y la magia no existían fronteras, ambas permitiendo explicaciones igual de válidas del Mundo y de sus gentes.

Las crónicas de tales milagros resultan siempre deficientes, pues es una experiencia total y plena que al pretender trascribir da como resultado una simplificación incoherente, como comprobaremos en cuanto intentemos dar noticias del primer milagro, aún por reconocer, de Santiago de las Escombreras, ante la presencia de una veintena de peregrinos-barrenderos. Y sin embargo, convencidos estamos de que este Santo se sumará a otros píos que recorren la Vía de la Plata, como esa talla pesada de madera que bendice los campos sobre su carro arriero, o como aquel otro prístino esculpido en granito, colgado en una arquivolta de Santa Marta de Tera, y cuya reproducción adorna un rinconcito de nuestra sede.

Más o menos, han sido así los hechos:

Dos peregrinos de cierta edad, con su afán de trascendencia ya satisfecho (ambos con hijos, e incluso nietos) se casaron hace un par de años en segundas nupcias celebradas en Chipiona. Fue templo la playa y por dioses acudieron el agua salada, el sol tibio de invierno y la inmaculada arena. Y como distinguido cortejo, buena parte de los que hoy han participado en las tareas de limpieza de esos pocos de metros de camino como una inmunda escombrera. Es feliz esta pareja que celebra y vuelve a celebrar su unión en cuantos actos peregrinos se le presentan, pues no en vano deben los esponsales al Camino su feliz encuentro.

Hoy, finalizada la faena, de vuelta de Santiponce con las mochilas de mariscos llenas, ella ha comprendido por fin el sentido de esas vibraciones que ha dicho sentir Juan el búho (declarado beato como el de Iría, después de haber sido él quien encontrara al Santo de las Escombreras). Se ha atrevido ella a verbalizar lo que ha intuido desde hace apenas unos momentos, desde que tuvo la figurilla entre sus dedos. “Estoy embarazada”, confiesa tímidamente.

El grupo acoge con vítores de entusiasmo la buenanueva, y alguno no duda en calificar el hecho como milagro inmediatamente. Ávidos de conocimientos, han querido saber de cuánto tiempo, y le preguntan impacientes para echar cuentas sobre el alumbramiento, el bautismo, la guardería y el primer diente.

“Todavía me tiemblan las piernas”, responde con un rubor adolescente capaz de emocionar a cualquiera.

“¡Milagro! ¡Milagro! ¡Milagro!”. Otra vez se alzan las voces y se prodigan las felicitaciones y parabienes para la llena de gracia, graciosa y excelente cocinera que ha preparado para la ocasión una exquisita pastela. Su compañero, padre putativo, enseguida asiente y confirma el milagro sin mijita de celos, haciendo secretos cálculos sobre la reciente anunciación entre los escombros quemados, justo encima de la marca con que se ha señalado el lugar del descubrimiento, donde según los más fervientes tendrá que ser levantado el futuro templo.

“Es niña”, termina diciendo con una sonrisa de felicidad plena, imposible de dibujar con letras. No habiendo, o al menos no conociendo, versión femenina del nombre del hijo de Zebedeo se descartan Santiaga, Diega, Jacoba, Jaima… y comienzan las propuestas para ser sometidas a consenso:

Vieira: muy difícil de pronunciar por estas tierras, casi un trabalenguas.

Zamburiña: (así llamadas las vieiras en Isla Cristina), resulta un nombre más propio para una pastorcita navideña.

Coquina: cariñoso, bueno como diminutivo y exquisito bivalvo que podría provocar la incontinencia de los varones fogosos (entre los que, pecador al cabo, me encuentro).

Berberecha: inmediatamente descartado por prestarse a desmesurado cachondeo.

Albariña: gozoso en exceso.

Y así se van sucediendo las propuestas, sin acabar de dar con la tecla, hasta que por fin aparece Concha: también bivalvo, aunque sin subgénero, y apócope de Concepción. Y esta ambigüedad hace que la agraciada asienta, con el beneplácito de su putativo compañero.

Lo siguiente es fijar fechas para el bautismo previo alumbramiento (aunque sea esto lo de menos). A todos los asistentes parece venirles bien las Navidades, por ser días de natividad, de vacaciones y de fiesta. Y hasta entonces queda esta crónica en suspenso, salvo que tuviera que ser retomada por cualquier incidente.

Como has visto y ya te anunciaba, toda transcripción de cualquier milagro resulta siempre insuficiente, inevitablemente incompleta y reducida en su verdadera esencia.

 

Publicado en 21- Milagro en Santiago de las Escombreras, G- PRÉSTAMOS LITERARIOS | Deja un comentario

32 Payo Gomes Chariño entre la marina y la trova.

          Payo Gomes Chariño  o Payo Gomez de Sotomayor fue un noble gallego marino y militar, primer señor de Rianxo, Adelantado Mayor del Reino de Galicia, y figura política de la corona de Castilla, que fue también poeta y singular trovador en lengua gallega, exponente de la perfección técnica y estética a la que llegó el cancionero en gallego en el siglo XIII.

          Nació probablemente en 1225 en una familia de la nobleza del suroeste de Galicia, en Pontevedra o sus cercanías. Brilló por sus dotes militares en el mar. Destacó al frente de la flota que conquistó Sevilla para Castilla remontando el Guadalquivir (1248).

          A la edad de 22 años y bajo el reinado de Fernando III, se incorporó con sus naves a la flota de guerra reunida por don Ramón Bonifaz en las villas del Cantábrico, y juntos se dirigieron al Guadalquivir.

          Allí destacó en la conquista de Sevilla, pues cuenta la tradición que era él quien mandaba las dos naves gallegas que, puestas en vela y con viento favorable, rompieron el puente de barcas y las cadenas que había sobre el Guadalquivir, dejando así incomunicado el barrio de Triana con la capital de Sevilla, acción que fue clave para la victoria y la conquista de la ciudad. Con la flota que Fernando III preparaba y que luego su hijo Alfonso X armó para invadir el reino almohade del norte de áfrica, fue donde D. Payo ganó la experiencia y el prestigio por el que el rey Alfonso X, poco antes de ser sucedido en el trono por su hijo Sancho IV, le nombro Almirante en 1284, a los 59 años, cargo que ejerció hasta 1286; y en 1292, el propio rey  Sancho le honró con su máxima confianza nombrándole Adelantado Mayor del Reino de Galicia, a donde pasaría a vivir definitivamente.

          Su relación con Sancho IV fue muy estrecha, acompañándole en su peregrinación a Compostela en 1286, periplo en el que Gómez Charinho ganó la plena confianza y ganó del monarca algunos privilegios para su tierra natal, Pontevedra.

          A la muerte de Sancho IV, y ante la supuesta debilidad de su viuda y regente Dª María de Molina hasta la mayoría de edad del hijo de ambos, Fernando IV, Don Juan de la Cerda pretendió hacerse con la corona de los reinos de Sevilla, Galicia y León, dejando a María de Molina la regencia de Castilla y Toledo. En la guerra civil consecutiva, D. Payo tomó partido por la regente, defendiendo las fronteras del reino de Galicia como correspondía a su cargo, y hubo de enfrentarse con D. Juan Alfonso de Albuquerque, valedor en Galicia de Juan de la Cerda, logrando vencerle y hacerle prisionero. Pero poco después, contando ya con 70 años, cuando acudía como mediador entre los infantes D. Juan y D. Enrique, D. Rui Pérez de Tenorio le daría muerte en el año 1295 en  Ciudad Rodrigo, y se cuenta que le mataron a traición “dándole con un cuchillo por medio del corazón e cayó luego de un caballo que montaba”.

          Fue enterrado en un majestuoso sepulcro en la iglesia de San Francisco, con existencia de documentos que acreditan el pago de noventa y cinco reales anuales al convento de San Francisco por derechos de la sepultura de Payo Gómez Charino y sucesores, y por el Patronato de la capilla de la Adoración de los Santos Reyes. En el lado de la Epístola contiene una leyenda en su lápida que dice:

AQVI: IAZE: EL MUI NOBLE: CABALLERO: PAYO
GUOMEZ: CHARINO: EL PRIMEIRO: SEÑOR: DE RRIANJO:
QUE GUANO: A SEVILLA SIENDO: DE MOROS: Y LOS:
PREVILEIOS: DESTA VILLA: ANO DE I…(1304, era la fecha que contenía)

          Posteriormente el sarcófago fue usado por sus descendientes como panteón familiar. De hecho la inscripción fue realizada en fecha posteriormente a la del sarcófago, que Chamoso Lamas dató en 1308. Fueron sus bisnietos, Suero Gómez de Soutomaior e Juán Mariño quienes en el siglo XV añadieron la inscripción y los escudos.

          En 1923 se procedió al traslado del sarcófago a su nueva ubicación, y allí descansa junto a sus descendientes, y a otro sarcófago, probablemente de su esposa doña María Giráldez Maldonado, que sobrevivió once años a su esposo hasta que murió en la ciudad de Pontevedra.

          Se le conocen 28 composiciones entre cantigas de amor y de amigo. Sólo queda de él una cantiga de escarnio. En sus poemas amorosos introduce la temática marinera, que da lugar a la entrañable invocación al Apóstol.

          Es un exponente de la perfección técnica y estética a la que llegó el cancionero en gallego en el siglo XIII.

          Escuchamos la versión del grupo Performers en la voz de Paulina Ceremużyńska del Grupo de Música Antiga Meendinho que sobrecoge nuestro espíritu por la belleza emocionante de la música y del texto formando una unidad de sentimiento que remueve a cualquier oyente.   

https://youtu.be/gnq2If_TWZY

[B 817 / V 401]

As frores do meu amigo
briosas van no navío
E van-se as frores
d’aquí ben con meus amores!
Idas son as frores
d’aquí ben con meus amores!

As frores do meu amado
briosas van eno barco!
E van-se as frores
d’aquí ben con meus amores!
Idas son as frores
d’aquí ben con meus amores!

Briosas van no navío
pera chegar ao ferido.
E van-se as frores
d’aquí ben con meus amores!
Idas son as frores
d’aquí ben con meus amores!

Briosas van eno barco
pera chegar ao fossado.
E van-se as frores
d’aquí ben con meus amores!
Idas son as frores

d’aquí ben con meus amores!


Pera chegar ao ferido,
servir mí, corpo velido.
E van-se as frores
d’aquí ben con meus amores!
Idas son as frores
d’aquí ben con meus amores!

Pera chegar ao fossado,
servir mí, corpo loado.
E van-se as frores
d’aquí ben con meus amores!
Idas son as frores
d’aquí ben con meus amores!

 

          Y la ternura de sus poemas amorosos se encuentra con la entrañable invocación al Apóstol, que escuchamos con el corazón compungido del Ensemble Discantus y Brigitte Lesne, un tema en donde el amor humano y la fe en el apostol se hacen uno desde el siglo XIII.

https://youtu.be/YInu0wwpNRE


[B 843 / V 429]

Ai Santiago, padrón sabido,
vós mi adugades o meu amigo!
Sobre mar ven quen frores d’amor ten:
mirarei, madre, as torres de Geén.

Ai, Santiago, padrón provado,
vós mi adugades o meu amado!
Sobre mar ven quen frores d’amor ten!
mirarei, madre, as torres de Geén.

 

 

Publicado en 32 Payo Gómez Chariño entre la marina y la trova., B - MÚSICA | Etiquetado | Deja un comentario

ING15 FINAL CONCLUSION

          The concordance of the multidisciplinary criteria reviewed here leads me to conclude that the Jacobean Tradition contains a valuable background of verisimilitude that should not be denied. If the various opposing hypotheses have failed to explain the origin of the Jacobean cult, if there is no evidence or alibi that deny or contradict the Tradition of the preaching of Santiago in Spain and the transfer and discovery of its remains in Galicia, and on the contrary, there are indications, testimonies, documents and findings that converge in its viability, and the historical context and the archaeological contributions makes it compatible and possible, there is at least to admit its verisimilitude, while its dismissal from critical apriorism is Unjustified: nothing and nobody has given up to this day a satisfactory explanation of the phenomenon of Compostela, which is not the very core of the Tradition itself

          There is no doubt that what is venerated in Compostela is the figure of one of the great apostles of Christ, as an example of commitment and renunciation to the point of giving his life for his faith. And it is faith that legitimizes the Jacobean cult, not the certainty or doubt about the presence of its relics. But it is proposed too often, perhaps as an impartial and elegant departure, that the subject of the relics is secondary. The Jacobean question does not seek to establish priorities as being primary or secondary, but rather studies it as an integral concept. In my initial approach, I said that the Camino de Santiago is a route of pilgrimage and ideological and cultural content, and both, course and content, should be taken care of, as they define their geographical, historical and cultural identity. Way and Tradition are necessary facets as two sides of the same coin. To forget the Tradition would be to forget one half of the Way.

          The Jacobean culture born of the Tradition of the Apostle Santiago, is an ideal space for personal experience, both from worship and faith, and from the pragmatic experience of the Way, where the sacred and the profane go hand in hand. Those who only seek in the Way a spiritual experience, or only live it as a personal challenge, will never fully understand and enjoy what Compostela and his Way is.

Publicado en ING15 FINAL CONCLUSION, L- TRANSLATION TO ENGLISH AND ITALIAN | Deja un comentario

ING14- The C14 test.

          Completing the multidisciplinary analysis, it is time to try the evaluation of the Carbon-14 test. Although without exhaustive technical pretension, it is important to see what would be the situation of a possible radio-carbonic examination of the Compostelan necropolis.

          Carbon-14 dating is a radiometric method based on the constant ratio in living organisms between carbon isotopes (C12 and C14). When the organism dies this relationship changes, due to the radioactive instability and decomposition of the C14 with a well-known time velocity, which allows to calculate the time spent since the body’s death from the difference between the ratio C-12 / C-14.

          It is considered an absolute physicochemical method of dating, so it is generally believed that the C14 will accurately give us the age of an ancient bone as a thermometer would give us its temperature, and it is seen in this scientific option a safe solution to The Jacobean question. The reality is far from being so simple. For a very specific and well-defined sample it can be, in effect, simple and safe, but the archaeological survey of the remains of Compostelanos is not only the study of some concrete remains, but those of a necropolis of several centuries of evolution. Your complete study would require to be combined with DNA determination. The C14 and DNA tests are different techniques that provide very different data. The independent use of C14 is characteristic of very old, prior, and even ancient human representations on Earth, which are approximations of millions of years, where an error of a few centuries is insignificant. In expert  of human remains is especially valid for remains with dates up to 45/50 thousand years. Nowadays there are laboratories that apply the particle accelerator (AMS) spectrometry, obtaining reliable data of up to 80 thousand years, at which time the margins of error are still very wide.              

          But in archaeological surveys of human remains, especially in ancient and multicultural necropolis, the combination of C14 and DNA becomes necessary. The object of the DNA here is to identify which fragments with the same C14, belong to the same individual, allowing a count. If the formation of the necropolis is several centuries and includes the succession of several cultures, as is the case of the Compostelan necropolis, the combination of C14 and DNA is essential to obtain results that can have a systematizable interpretive value. It would be necessary to apply the two tests to a wide sampling of the fragments of the urn, practically to all, that by having spent more time outside the urn than within she, and suffering displacement, fragmentation, mixing and contamination, it would be necessary to extend the sampling not only to the entire edicule, but also to the subsoil of the cathedral environment.

          In these cases the C14 can guide the start and end dates of burials, which can also be estimated reliably by common archaeological criteria (stratigraphy), but the identification of whether or not remains are compatible with those of a specific well-known person of History would have little or no value. Its realization would require the scraping of a small amount of matter in each analyzable fragment, and in the course of twenty centuries it has undergone displacements, fragmentations and mixtures or contaminations, thousands of bone fragments from mixed and superposed tombs, Which would require a very high sampling of double determinations, to detect the chronology, to assess the count and estimate the degree of mixing and general pollution that allows to make rigorous conclusions and that would entail an extraordinary and complex deployment of archaeological re-excavation and Security measures and control of the entire cathedral subsoil. The study, in addition to a halting of temple activity, required such a large amount of resources and a high cost that its funding would only be advisable to address if it provided us with necessary and relevant information, Feasible to achieve, and offer a precise scientific benefit. The indication of such a study could only be based on the need to find out something essential together with a full guarantee of resolution, and neither of the two basic premises are given here. The possibilities of giving a very open chronological interval, several centuries, between the oldest and the least ancient remains of the whole, are so high that would invalidate its intended effectiveness. Confirm a contemporaneous antiquity to the times of Christ, is more a desire than a guarantee achievable by science and, since it is not possible to register identities, the chances that the test would be resolute are meager.

          Also the remains may be subjected to scanner, magnetic resonance, computerized axial tomography, ultrasound or bone scintigraphy, tests of very high scientific value, but also have no indication here by the same criterion. It could also be analyzed the necropolis that guard the apostolic remains of San Pedro and San Pablo, or of some Saints whose identity is questioned, and to historical, political, military, emperors, etc., can always find an important historical criterion Which may justify the alleged timing of those determinations.

          It is easy to question yesterday’s results with today’s technology, but as much or more questionable is to think that the C14 has the key to the unknown, and there are no guarantees to precisely resolve such selective dating to such an open sample, and the Professionals are those who dismiss the need and resolving ability of this test. There will be those who suggest that the test be done only to the remains that are guarded today in the urn, and only C14, but this is an insufficient criterion for the experts themselves, because the remains have been a century in the ballot box and many Centuries outside it, which demands to study the whole environment with double analytical determination. The possibilities of obtaining ineffective results are so high that the experts consider the study as “not decisive and not determinant”, so they dismiss the technical indication of the same, which they value as “not advisable, and not decisive”, as well as inefficient For its very high costs. Especially the chances of being able to rejet Santiago or Prisciliano by criteria of chronological compatibility would be useless, and with very high probability that it was positive for both.

Publicado en ING14- The C14 test., L- TRANSLATION TO ENGLISH AND ITALIAN | Deja un comentario