47- Aldhelmo de Malmesbury y Santiago Apóstol

R (2)La historiografía relativa a la predicación y el sepulcro del Apóstol Santiago es ciertamente abundante, sin duda controvertida, lógico por otra parte tratándose de documentos antiguos que tratan de establecer la predicación de Santiago en la Hispania romana, con aportación pobre en datos y detalles de acontecimientos furtivos y clandestinos por la prohibición y persecución de romanos y judíos. Aún así no son nada escasas las fuentes que se remiten a esta temática y no se puede negar que existan referencias a estos hechos, aunque sea con mezcla evidente de historia y de leyenda, pero desde luego con el valor añadido de tratarse de fuentes dispersas y lejanas entre sí, que nos hablan de una difusión temprana y multifocal que se difunde por la Europa Cristiana.

Isidoro de SevillaLos primeros testimonios son del siglo IV (Dídimo de Alejandría, San Jerónimo y Teodoreto de Ciro, entre otros) son referencias valiosas poco consideradas a pesar de su realidad y de la erudición de sus autores. Son fuentes que se difunden y alimentan otras referencias literarias, como el Breviarium Apostolorum (finales s. VI) y el De Ortu et Obito Patrum de San Isidoro de Sevilla (Inicios s. VII), que sientan la relevancia de una tradición conocida y difundida en Europa. 

Aldelmo de SherborneComúnmente se cita como primera referencia, en latín, clara por su dicción y extensión, enriquecedora de los testimonios de la Alta Edad Media, la del abad de Malmesbury, San Adhelmo, que analizaremos aquí, recogida por Beda el Venerable en su Historia Eclesiástica (VII), y luego por Beato de Liébana en su Himno O Dei Verbum (780). Son citas que demuestran que la noticia de la predicación de Santiago en Hispania era conocida en los lejanos confines de la Inglaterra medieval, más de un siglo antes del descubrimiento de su sepulcro en Compostela. Cabe asumir, por tanto que uno de los primeros ecos literario de la predicación jacobea en la península Ibérica se registra en Inglaterra por boca del monje san Aldhelmo de Malmesbury (nacido hacia 635), en sus Carmina eclesiástica: “Él [Santiago] fue quien primeramente convirtió con la verdad a las gentes hispanas, convirtiendo a la palabra divina a grupos bárbaros que hasta entonces practicaban ritos viejos y horribles cultos confundidos por el engaño del temible demonio”.

La información que podemos obtener de la peregrinación inglesa a diferentes santuarios de la cristiandad es muy amplia y fiable. De las peregrinaciones inglesas a Compostela encontramos valiosa información en los Registros oficiales ingleses, Pipe Rolls, Close Rolls, Patent Rolls y Treaty Rolls. También las Inquisitiones post mortem, y los Registros del Exchequer. Además existe una fuente extraordinaria de datos relativos a las rutas de peregrinación, como los itinerarios escritos por peregrinos como William Wey, el itinerario descubierto por Purchase, la ruta de Robert Langton, etc. Los textos literarios ingleses de la Baja Edad Media contienen abundantes referencias a la peregrinación como fenómeno social de masas: como los Canterbury Tales de Chaucer, o de William Langland su The Vision of Piers Plowman, de William Dunbar en su The tretis of the twa mariit women and the wedo.

R (1)Quizás sea una canción marinera de la época de Enrique VI, «The Pilgrims sea voyage and sea sikness», sobre las penalidades de la travesía marítima para los peregrinos ingleses. Y la creencia popular en Santiago se tradujo en piezas de devoción frecuentes en Nottingham entre los siglos XIV y XVI.

1

Es indudable que la literatura inglesa contiene abundantísimas referencias a la actividad de la peregrinación y al peregrino, y esta rica documentación histórica tiene sus bases en que los ingleses tienen pronta noticia de la predicación de Santiago en Hispania, a partir de los textos litúrgicos y literarios de sus más renombrados autores. El texto que descubre Santiago como centro de peregrinación, es el de San Aldhelmo de Malmesbury (635-709), en su poema latino dedicado a Santiago el Mayor, que se refiere a Santiago como «Primitus Hispanas convertit dogmate gentes». Se trata del Poema «De aris beatae Mariae et doudecim apostolisdedicatis». En «Patrologie», de Migne. Vol. 89, Col. 293.]. Se da mucha importancia a este testimonio, dado que la predicación de Santiago en España no figura en los libros sagrados. El venerable Beda (673-735) confirmaba la misma creencia cuando todavía no se hablaba del sepulcro del apóstol en Galicia.

EducaciónAldhelmo de Malmesbury (c. 639 -709) es considerado el primer intelectual inglés, pues es el más antiguo personaje anglosajón identificado como erudito. Nació en el seno de la familia real de Wessex entre los años 635 y 640. Fue educado por un monje irlandés llamado Maeldubh y se formó más extensamente en Canterbury de la mano de Teodoro de Tarso y el obispo Hadriano, de quien probablemente aprendió griego. Gracias a Aldhelmo podemos saber que esta zona de Inglaterra en la que se formó académicamente tenía una fuerte influencia hibérnica, lo que se manifiesta en el estilo hispérico que predomina en su obra. Es no solo el primer poeta anglosajón que escribe en latín, sino también el primer poeta del medievo, cuya lengua nativa no es la latina, que ha compuesto un largo poema en versos cuantitativos. Este carácter de pionero y la influencia de su obra poética y teórica sobre las escuelas continentales y muy especialmente en el Renacimiento Carolingio justifican sobradamente un análisis de los aspectos métrico-prosódicos de su poesía. La obra poética que se nos ha conservado de Aldhelmo, toda ella escrita en hexámetros, se compone de tres partes: unos Carmina Ecclesiastica (428 versos) dedicados a la consagración de iglesias; Enigmata, adivinanzas, género que gozó de especial predilección en las islas, y el extenso poema De Virginitate. Tras la muerte de Maeldubh en torno al 673, lo sustituyó como abad de  Malmesbury y posteriormente, en 705, fue nombrado obispo de Sherbone. Parece que durante sus estudios en Canterbury recibió una extensa formación en literatura y métrica, pues escribió un tratado sobre estas cuestiones en el que ejemplificaba las enseñanzas con breves poemas y adivinanzas, compuestos en hexámetros, conocidos como Aenigmata.

Adadía de MalmesburyAl fallecimiento en 705 de Haedi, obispo de Winchester, su diócesis fue dividida en dos, creándose la de Sherborne, de la cual Aldhelmo fue el primer obispo. Ya​ era hombre anciano, pero fue muy activo en sus nuevas funciones. Construyó una catedral que luego sería sustituida por una iglesia abadial normanda. Según Guillermo de Malmesbury, Aldhelmo tuvo un papel destacado como obispo, e iba a numerosos actos públicos. Falleció en una de las rondas que hacía por la diócesis, en la iglesia de Doulting, el 25 de mayo de 709.​ Su cuerpo fue llevado a Malmesbury, y desde entonces ha sido venerado. Su santificación fue producida rápidamente, y desde tal hecho el 25 de mayo es celebrado en su honor.

pentecostes2

El fragmento en cuestión forma la parte V del Poema de Aris a la Virgen y los doce apóstoles.

Hic quoque Jacobus cretus genitore vetusto

Delubrum sancto defendit tegmine celsum,

Qui clamante pio ponti de margine Christo

Linquebat proprium panda cum puppe parentem.

Primitus Hispanas convertit dogmate gentes,

Barbara divinis convertens agmina dictis,

Quae priscos dudum ritus et lurida fana

Daemonis horrendi decepta fraude colebant.

Plurima sic praesul patravit signa stupendus,

Quge nunc in chartis scribuntur rite quadratis.

Hunc trux Herodes, regni Tetrarcha tyrannus,

Percussum machera crudeli morte necavit:

Quem pater excelsus, qui sanctos jure triumphat,

Vexit in setherias meritis fulgentibus arces.

El_Portico_de_la_Gloria_tras_su_restauracion._Copyright_Programa_Catedral_Fundacion_Barrie_y_Fundacion_Catedral_003-280x420Aquí también Santiago, que fue engendrado por un padre anciano, defiende la alta iglesia con su santa techumbre. Cuando Cristo lo estaba llamando desde la orilla del mar, dejó atrás a su propio padre en la ancha barca. Santiago fue el primero en convertir a los pueblos españoles con su enseñanza, convirtiendo a las multitudes bárbaras con sus santas palabras; engañados por la falsedad, antes adoraban los antiguos misterios y los espantosos santuarios del temible demonio. Aquí el maravilloso apóstol realizó una serie de milagros, que ahora están debidamente registrados en los libros. El tirano salvaje Herodes, tetrarca del imperio, asesinó a Santiago, golpeándolo con una espada en una muerte cruel. Pero el Padre celestial, que con justicia hace triunfar a sus santos, lo transportó por sus resplandecientes méritos  a los eternos alcázares.

por-que-se-celebra-santiago-apostol-en-espana-santiago-castellonLa noticia versificada de Aldhelmo no cabe calificarse como una mera ocurrencia literaria, sino como el producto de una tradición que se transmite, desde antecedentes conocidos sobre la noticia de la predicación de Santiago en Hispania. La obra de Aldhelmo fue conocida en la Hispania del siglo VIII, y los filólogos e historiadores españoles tienen noticia de ella y de su difusión en diferentes bibliotecas, pero no se preguntan por qué esta antigua referencia a la predicación de Santiago en Hispania está en la obra de un poeta que curiosamente, además de ser un autor latino, es uno de los primeros poetas en lengua anglosajona. En este poema puede observarse la presencia de varios de los temas que forman parte de la leyenda. En primer lugar, sitúa la predicación y la conversión de toda Hispania en la época de Herodes Agripa, en la que el Apóstol murió, tal y como hace el desconocido autor de nuestra leyenda hagiográfica. Se trata de una conversión colectiva de los pueblos de Hispania: Primitus Hispanas convertit dogmate gentes, a que estos pueblos daban culto a los demonios: Daemonis horrendis decepta fraude colebant; y a ello añade que todo esto figura en los textos, lo que indica la existencia de una tradición anterior a la composición del poema: Quae nunc in cartis scribuntur rite quadratus.

El_Obispo_Teodomiro_en_la_tumba_del_Apostol_Santiago_y_sus_dos_discipulos_600La predicación peninsular de Santiago no es una afirmación carente de raíces o traída por los pelos, como a menudo proponen los detractores de poco fuste, sino que se sostiene en diversas fuentes que circulaban en ese tiempo por Occidente. Aldhelmo podría estar influido por algún texto antiguo desconocido de origen bizantino que asentó en la costa meridional hispana, que pudo ser antecedente del Breviarium Apostolorum y del De Ortu et Obito Patrum de Isidoro de Sevilla, fuentes que sitúan a Santiago como evangelizador de Hispania. Lo hacen en las décadas finales del siglo VI y las iniciales del siglo VII, mucho antes de que el obispo Teidomiro de Iria, conocedor de las citas de Aldhelmo, Beda el Venerable y Beato de Lébana, protagonizara el descubrimiento de la tumba jacobea bajo la exuberante vegetación del bosque Libredón, que escondían unas ruinas romanas del siglo I, con un mausoleo funerario que custodiaba los retos del apóstol y sus discípulos.

Fuentes Consultadas

1.- Sancti Aldhelmi ex Abbate Malmesburiensi episcopi Schireburnensis Opera quae extant omnia e codicibus mss emendavit. 1844. Veneunt apud J. H. Parker. IX. Poema de Beatae Mariae et duodecim  opóstolis dedicatis. 118-128.

2.- Aldhelmo, Adhelmo o Adelmo, Abad de Malmesbury y Obispo de Sherbornsu relación con la tradición jacobea: 650-709. Casimiro Torres. Compostellanum 2018, Vol 28 nº 3-4, 1983, pp. 417 431.

3.- Julián Solana Pujalte. La Elisión en el primitivo verso anglolatino: Los Hexámetros de Aldhelmo. Habis, Nº 18-19, 1987-1988, págs. 187-200.

4.- Luis Iglesias Rábade. Peregrinos y Romeros de la Inglaterra Medieval. La romería popular. Cuadernos del CEMYR Nº 6, 1998 (97-124).

5.- Pedro Jesús Marcos. The Pylgtims Sea-Voyage and sea-sickness, Poema medieval dedicado a los peregrinos ingleses con rumbo a Compostela. Comentario y Traducción al español. EPOS, XVIIl (2002). págs. 343-367

6.- Aldhel de Malmesbury. Gran Enciclopedia del Camino de Santiago. Ediciones Bolanda. Santiago de Compostela, volumen nº 1, página 87.

7.- Gabriel Achutegi González. El Latín de Hibernia, Literatura Hispérica y Latinidad Insular entre los siglos VI-VIII. Julio de 2016. Aldhelmo de Malmesbury 32-34.

8.- Mar Llinares García y José Carlos Bermejo Barrera. El rey de Hispania, la señora Lupa y el Sepulcro del Apóstol Santiago. Estructura y Génesis de una Leyenda Hagiográfica. Boletín Aviense Nº 47 (enero-diciembre 2017), pp. 9-48.

 

Esta entrada fue publicada en A - PREFACIO. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s