SANTIAGO ZEBEDEO: ENTRE LA HISTORIA Y LA LEYENDA

          Este análisis debe comenzar en la figura del Apóstol Santiago, figura que está entre la Historia y la Leyenda.

    Históricamente es bien identificable como Santiago el Mayor, hermano de Juansantiago Evangelista, hijo de Zebedeo y Salomé, instalado en Betsaida, a orillas del llamado mar de Galilea, donde su familia tenía una hacienda centrada en la pesca y por tanto poseía un cierto rango social. Los hermanos Santiago y Juan debieron tener una educación, sino de élite propia de las escuelas rabínicas, si una formación superior a la media de la vida judía, con contacto frecuente con la cultura griega y su lengua, muy difundida por entonces en las riberas del Mar de Galilea, y por supuesto estaba familiarizado con el latín, lengua de la dominante Roma, con quien probablemente harían algunas transacciones comerciales en materia de pesca. En consonancia con esto Juan, hermano de Santiago y discípulo amado del Señor, era conocido del Sumo sacerdote (Jn 1816) y recibió el encargo de su maestro crucificado de atender el cuidado de su Madre (Jn 1927).

 Imagen4         El hallazgo de una barca del siglo I  expuesta en el museo del Kibut Ginosar (Galilea), en la que incluso algunos quieren ver la barca de los apóstoles pescadores en la que también navegó y actuó Jesucristo, cuando menos nos dice mucho de cómo fue la vida de los primeros apóstoles y en qué ámbito se produjo la llamada de los primeros escogidos.

Dibujo terminado corregido sepia         La Llamada de Cristo a los apóstoles se cuenta de forma sintética en las escrituras, pero entre Cristo y Santiago hubo una relación personal que se deduce de las propias escrituras. Hubo relación familiar como primos por parte de madre. Varios pasajes evangélicos acreditan la relación y trato entre la Virgen María y Salomé, madres respectivas de Jesús y Santiago. Juan en su relato evangélico (Jn 1926-27), en relación a Cristo crucificado cita a María y a Salomé como la madre y la hermana de la madre, que revela entre ellas un parentesco muy estrecho, posiblemente hermanas carnales. Salomé era una de las mujeres del grupo de discípulos más allegados a Cristo, que conocían el especial carisma de Jesús, manifestado desde su adolescencia, conocida desde la pérdida de Jesús en su adolescencia y su hallazgo entre los doctores (Lc 246-50).

          Hubo entre ellos cercanía por proximidad de sus ciudades natales (entre Belén y Yafía había unos tres kilómetros) y sus lugares de residencia, y hubo también entre ellos trato familiar, interrumpido quizás por las respectivas obligaciones profesionales: Jesús hacia la carpintería en Nazaret (es identificado como “el carpintero” en las escrituras, Mc 63) y Santiago hacia la pesca en Betsaida.

 Bautismo de Jesús         Un vínculo relevante entre Jesús y los primeros apóstoles fue Juan el Bautista, también pariente de Jesús por vía materna, que es quien revela a Juan y Andrés que Jesús era el Mesías esperado, lo que informaron a Santiago, a Pedro, y otros amigos de Betsaida, que es donde surge el primer núcleo de discípulos y apóstoles de Jesús, todo según relata el mismo apóstol y evangelista Juan, como protagonista directo de los hechos (Jn 135-51).

          La convivencia entre Cristo y los hermanos Zebedeo se vislumbra en las bodas de Caná de Galilea, de las que Juan relata en su evangelio (Jn 21-12) que asistieron Jesús y María con familiares y discípulos, lo que delata que Juan y su familia asistieron y presenciaron el especial acontecimiento que Juan será el único evangelista en relatar.

Dibujo 3 terminado sepia                   Son distintos pasajes que nos dicen que lo que las Escrituras cuentan como un instante, es el resultado de un proceso de conocimiento mutuo. Cristo no propone hacer pescadores de hombres a los primeros que encuentra, sino con quienes comparte un conocimiento recíproco.

          Se entiende así que Santiago, junto a su hermano Juan y Pedro, sea de los tres apóstoles predilectos de Cristo, como revela su presencia en momentos clave del Nuevo Testamento, como la Transfiguración de Cristo en el Monte Tabor, la resurrección de la hija de Jairo, y la Oración en el Huerto de Getsemaní. Recibe de su Maestro un nombre específico, Boanerges o hijo del trueno, que algunos relacionan con su temperamento, pero que más bien intuyo relacionado con la reacción de enojo paterno, pues ese apodo lo concede a los dos hermanos Zebedeo, que dejaron bruscamente a su padre con la tarea de las redes, lo que también hicieron Pedro y Andrés, jornaleros en la hacienda de Zebedeo, quién debió proceder con comprensible reacción de enojo al perder de golpe su personal más fiel y cercano, tal vez incluyendo su propia mujer, Salomé, que como refieren las escrituras era una asidua seguidora de Cristo y le acompañaba a menudo en el grupo de discípulos cercanos.

Dibujo 2 terminado sepia          Es bien conocida la petición materna (Mt 2020-28) en que Salomé pide a Cristo que conceda un lugar preferente a sus hijos, pensando en que el reino del que hablaba era un reino terrenal. El momento es aprovechado por el Maestro para ganar el compromiso de los hermanos Zebedeo, a la vez para aleccionar a todos: “El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, que sea esclavo de todos” (Mt 2026-27), en sintonía con la máxima de una de sus parábolas sobre el reino de los cielos, la de los trabajadores de la viña: los últimos serán los primeros (Mt 201-16), o como en la última cena cuando durante una discusión entre los apostoles sobre quien debía ser considerado el más importante (Lc 2224) Jesús les dijo que quien quiera ser el más importante que sea el servidor de los demás como él acababa de hacer lavándolos los pies a ellos (Jn 134-14).

          Son pinceladas que es importante recordar en este análisis por cuando describen bien la dimensión humana e histórica del Apóstol Santiago y su estrecha cercanía con su Maestro, que nos permite entender otros aspectos posteriores.

          Pero en Santiago hay elementos legendarios que desvirtúan la dimensión histórica del personaje, y que interesa conocer para valorar lo que puede haber detrás de ellos.

 Predicación SantiagoApresamiento y Juicio

  

Tras la Resurrección y Ascensión de Cristo algunas fuentes sitúan a Santiago predicando en España, y en su retorno a Jerusalén es apresado y condenado a muerte por Herodes Agripa.

          Esbocemos aquí una síntesis de la Leyenda Jacobea. Tras la muerte de Santiago, sus discípulos toman el cuerpo, lo llevan al puerto de  Joppe, donde lo embarcan y lo trasladan por mar a Iria Flavia de la Galicia romana, en 7 días y por 7 discípulos cuentan algunas tradiciones, se presentan a la llamada reina Lupa que a su vez les conduce ante el legado romano de Dugio, quien los apresa como fugitivos de Roma; son liberados por un ángel, huyen y son protegidos de sus perseguidores por el hundimiento de un puente; vencen a un dragón y amansan a unos toros bravos con la fuerza de la señal de la cruz, toros que conducirán mansamente el cuerpo santo hasta su lugar de enterramiento; esto genera la conversión de Lupa, que hace donación de lugar para la sepultura del cuerpo del Apóstol.

Traslación

Una respuesta a SANTIAGO ZEBEDEO: ENTRE LA HISTORIA Y LA LEYENDA

  1. Nelly Aspiazu dijo:

    Grandes obras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s