CRITERIOS DE VEROSIMILITUD GLOBAL

          Frente a la Tradición Jacobea es común adoptar una de las dos posturas: aceptarla o rechazarla. Cualquiera de ellas es imposible asumir con certeza y se adopta una u otra según la disposición previa de cada uno. En tradiciones tan antiguas, una actitud destructiva es tan incierta como asegurar la autenticidad, porque toda leyenda surge de un núcleo de verdad histórica de raíz popular que pronto se rodea de un envoltorio de inventiva e incluso falsedad, por lo que cada uno, según su predisposición,  encontrará lo que quiere encontrar, argumentos de posible credibilidad o razones de falsedad. Cabe decir que la tradición, transmitida durante siglos, introduce elementos que magnifican y deforman la leyenda. Conviene por ello que ver lo que puede ser veraz o verosímil y extraer los elementos de valor simbólico a lo largo de su transmisión a través de los tiempos y las sucesivas culturas. Haciéndolo así quizás encontremos el verdadero fondo de la Tradición. Procede analizar si entre los_3_151_3396_representacion_de_la_traslatio elementos históricos y legendarios hay algo que nos permita discernir y relacionar lo que pueda existir entre lo fantástico y lo objetivo, y puede empezar el análisis por la mítica Barca de Piedra.

          Las versiones más antiguas dicen que Santiago llegó a las costas gallegas en una Barca de Piedra, lo que será pronto un recurso fácil para detractores, que ante el brillante argumento de la imposibilidad de que una nave de piedra flote, concluyen que la tradición es un relato mítico, sin contenido creíble y que no merece consideración histórica ni análisis científico.

Nueva imagen (2)          Pero la Barca de Piedra no es un elemento constante, aparece solo en las versiones antiguas, las de origen popular de transmisión oral, porque la Tradición Jacobea no es una iniciativa eclesiástica, sino que su origen y su transmisión es popular de inicio local. En sintonía con esto, vemos que hay coincidencias en otros lugares de Galicia, como  Muxía y San Andrés de Teixido cuyos acantilados rocosos son ricos en formas cuya visión nos permite entender que las gentes primitivas pudiera ver aquí Barcas de Piedra, con rocas que remedan las partes de una nave o formas invertidas volteadas por el mar.

          Además también aparecen Barcas de Piedra en otros puntos de litoral atlántico de Europa, como Bretaña, Gales y Cornualles, donde las naves pétreas traen héroes, guerreros y otros personajes mitológicos. Es decir, que estamos ante la difusión atlántica de un elemento arcaico que impregna la Tradición Jacobea, pero que no es sustancial ni genuino en ella.

 Dibujo 4 terminado - copia         Una opción valorada por algunos autores es que la Barca de Piedra es un sarcófago sobre una barca o balsa para remontar un río en caso de “repatriación” de algún personaje de la antigüedad, para lo que había que exhumar el sarcófago y enviarlo a su lugar de origen. Esto sería quizás inusual, pero no excepcional en la antigüedad, en que el traslado de restos y reliquias, adquirió cierto desarrollo. ¿Cómo se hacía el traslado?. Ni los caminos ni los vehículos estaban adaptados a ello, y las vías terrestres eran escasas y concebidas más bien con fines militares y administrativos que comerciales. Las vías marítimas y fluviales, desarrolladas ya entonces por el comercio desde los tiempos antiguos, eran el modo más apto. Los sarcófagos y los bloques de piedra eran incluso bien aceptados en las bodegas de los barcos como lastre necesario para la navegación. El desembarco del sarcófago en su destino en una balsa sumergida por el peso, parecería una pequeña nave de piedra flotando. Desde un estuario o ría, el arrastre fluvial con pértigas o cuerdas, desde la balsa o la orilla, permitía remontar los ríos hasta el lugar oportuno. Situados estos elementos en algún paraje gallego, entre brumas misteriosas, reconstruye la leyenda con todos sus componentes más fantásticos y legendarios. De modo que el supuesto absurdo de la barca de piedra flotando y navegando sobre las aguas, no tiene que ser necesariamente un mito, sino que puede responder a un hecho comprensible.

 Quinquerreme romano. guerracontraroma.blogspot.com. - copia         Aún otra explicación: “Barca da pedra” no alude al material del que la barca está hecha, sino a la función que desempeña, el traslado de mineral (oro y estaño) por vía marítima, acorde con la ruta del estaño iniciada por fenicios y continuada por romanos. Galicia está en plena ruta comercial del estaño, y era además productor del mismo, y en el valle del Sil, en tierras de Orense y en el Bierzo, hay evidencias de explotaciones auríferas romanas, minerales que serían luego transportados por vía marítima a otros puntos del imperio. Está documentado el comercio de la piedra entre Egipto y Galicia en tiempos de Jesucristo, en naves que ya eran llamados barcos de la piedra, lo que asociado a la tradición cultural celta, permite comprender la fácil transformación de un concepto en otro a través de los siglos.

          Sin una pretensión demostrativa la Barca de Piedra tiene una dimensión lógica que no autoriza a desestimar a priori la Tradición Jacobea.

 hundimiento puente         Un procedimiento paralelo puede aplicarse a otros de los muchos elementos que mitifican el relato jacobeo, como los 7 días y los 7 discípulos que más que una referencia cronológica imposible o un número cerrado de discípulos, puede explicarse simplemente por el uso bíblico del número 7. La lucha con el dragón y con los toros bravos son tambiénTraslado toros elementos simbólicos que representan la superación de dificultades. El ángel timonel o la mano divina que guía la nave o el hundimiento del puente que protege a los discípulos de sus perseguidores nos hablan de la protección divina al estilo que lo hace la travesía del mar rojo.

         La conclusión útil de este apartado, es que la leyenda, aún su fantasía acumulada a través de las culturas y de los siglos, guarda un contenido coherente y comprensible, lo que ya constituye un primer substrato de verosimilitud que nos invita a seguir profundizando.

 

Una respuesta a CRITERIOS DE VEROSIMILITUD GLOBAL

  1. Lino Dubert dijo:

    Era también costumbre antigua lastrar las naves vacías con pedruscos a los que se daba forma de barca para no confundirlos con carga o mena mineral. Al cargar la bodega, se arrojaban en la ribera, donde eran utilizados por otros barcos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s