25- El Enigma Compostelano.

Charla "El Enigma Compostelano" dadp en la sala Civicam de Pamplona el 12-5-2016          El Enigma Compostelano, para mí, es simultáneamente el nombre de una conferencia o charla que ofrezco al mundo de las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago y entidades jacobeas, a la par que un libro donde sintetizo mi análisis de la Tradición Jacobea.

Plaza del obradoiro totalmente ocupado de presencia humana en un acto público          El asunto nació en 1999, último año santo del siglo XX, en que el Coro de la Comunidad de Madrid, del que soy miembro como bajo cantante y como archivero, fue contratado para interpretar algunas obras musicales en Santiago de Compostela, entre ellas recuerdo con agradable impacto un macro-concierto con Plácido Domingo en la monumental Plaza del Obradoiro que, espectacularmente, se había convertido toda ella en un gigantesco patio de butacas que se llenó hasta la bandera. Fue muy emocionante contemplar aquel espectáculo como asistente de excepción ante la atenta mirada de la fachada catedralicia y del mismísimo Apóstol Santiago.  

          Las plazas hoteleras de Santiago estaban, como la plaza del Obradoiro, 35613-ef0-110totalmente ocupadas, por lo que el Coro había sido hospedado en un hotel de Padrón, a algo más de 20 km. Allí cayó en mis manos, por casualidad, un panfleto del Xacobeo´99, con escritos que llevaban el sello de un tal José Antonio de la Riera, IMG_20160516_172642que obtuve en un despacho rústico improvisado en las calles de Padrón, que hablaba del Camino Portugués. Quiso el devenir de las cosas que el señor de la Riera llegara a ser uno de mis grandes amigos hechos a través del Camino de Santiago. Y descubrí con asombro que En el Santiaguiño do Monte de PadrónPadrón y el contiguo Iria Flavia, eran la cuna de la tradición jacobea. Visité el pedrón bajo el altar de la iglesia parroquial de Santiago donde dice la tradición que fue amarrada la barca que trajo los restos apostólicos, subí al Santiaguiño do monte donde se dice que predicó el apóstol, contemplé la colegiata de Santa María desde donde partió el obispo Teodimiro avisado por la visión de unas luminarias que indicaban el lugar donde se hallaba escondido el sepulcro apostólico.

img_00041          Todo se conjugaba para hacer, cuando menos, la última etapa del Camino Portugués entre Padrón y Santiago. Al llegar a la Catedral como peregrino y ver la figura sedente de Santiago en el Pórtico de la Gloria, al ver bailar el prodigioso botafumeiro de un lado a otro de la catedral ante el camarín del apóstol bajo los impulsos del grupo de tiraboleiros, y al postrarme ante la urna de plata que conservan sus restos sagrados del evangelizador de Hispania, me vino a la mente la gran pregunta: ¿que hay de realidad y de mito en todo esto?, y sentí que el mismo apóstol Santiago me indicaba una labor que cumplir. Aunque aquel día fue para mí emocionante, he de precisar que la decisión de estudiar y revisar la temática jacobea no era el fruto de sentimientos extraordinarios, fascinado por las emociones del peregrino recién llegado a Santiago, sino la sensación de compromiso y de labor a realizar con rigor y visión desprejuiciada por un instinto personal que ya antes había aplicado a otros temas que me interesaron con especial énfasis.

          Mis primeras consultas apuntaban a la propuesta que la presencia de Santiago en España carecía de todo soporte histórico y que era el resultado de una mera leyenda piadosa fruto de un montaje eclesiástico y una manipulación militar para situar en ese rincón de la vieja Hispania los restos de uno de los apóstoles favoritos de Cristo. Los libros de historia o no decían nada o lo dejaban todo en una quimera, o lo planteaban como el resultado del oportunismo; las revistas y artículos miraban el fenómeno con más ojos turísticos y comerciales que otra cosa; y los programas ocultistas de radio, televisión y prensa, hablaban de los verdaderos antecedentes paganos precristianos del fenómeno y miraban con sorprendente crédito a un tal Prisciliano que mencionaban como auténtico ocupante del sepulcro compostelano. Todo mezclado con referencias templarias, juegos de oca, sabias marcas de canteros y todo un mundo de verdades escondidas y mensajes ocultos que había que aprender a interpretar siguiendo el sabio camino de los iniciados en las verdades secretas que por supuesto la iglesia se había esforzado en esconder durante siglos.  

 693686         Lo más significativo para mí fue desentrañar que uno de los libros más emblemáticos de Historia de España, como el tratado de Menéndez Pidal, encerraba la teoría más errónea y falsa que se ha escrito sobre Tradición Jacobea que, incomprensiblemente, difunde una vieja  equivocación como si fuera una verdad recién salida del horno, cuando lo cierto era que se trata de un error total sobre el tema. El libro, como otros muchos de historia y geografía, estaba en mis estanterías gracias a la condición de historiadora de mi mujer, en la especialidad de historia medieval. Aquello sirvió para hacer borrón y cuenta nueva en mis pesquisas, y desconfiar de los planteamientos más difundidos por la pseudociencia, que proponían, al ritmo de los criterios de la Nueva Era, que la vieja tradición apostólica como una quimera fruto de la querencia, la manipulación la falsificación y el engaño, y surge una verdad nueva animada con un espíritu supuestamente renovador que finalmente resulta ser un sensacionalismo vacío de contenidos objetivables.

 IMG_20160517_172427         Fue entonces cuando acudí a los viejos artículos de las revistas descatalogadas, a las librerías de viejo que guardaban planteamientos desde perspectivas más reales para acontecimientos tan antiguos que deben huir de la interpretación y la querencia, a adquirir algunos libros que solo encontré en algunas librerías compostelanas y que curiosamente muy poca gente compraba.

IMG_20160517_173417 (3)          Han sido unos años de intenso estudio, de búsqueda de artículos y libros descatalogados, de adquisición de libros especializados, de estudio de las visiones y planteamientos favorables o contrarios a la tradición apostólica, y a veces de traducción de textos en otros idiomas que me permitía un conocimiento de primera mano, intercalando no pocas consultas y entrevistas en vivo con algunos especialistas en una u otra materia.

          El resultado, después de algunos ensayos previos siempre abiertos a actualizaciones y mejoras, no es un amplio tratado que hubiera resultado árido y agotador al lector, sino un librito de lectura sencilla y cercana que quiere ser una síntesis multidisciplinar de los antecedentes del fenómeno jacobeo que, contradictoriamente se ve hoy como algo lejano y casi ajeno a la peregrinación y a la vivencia del Camino de Santiago que a menudo se entiende más como una experiencia personal y emocional que como un fenómeno que merece estudiarse y conocer sus orígenes. No está planteado como la propuesta de certezas irrefutables, sino como el planteamiento de criterios de verosimilitud que, basándose en la confluencia de perspectivas multidisciplinares, permite sugerir conclusiones válidas y constructivas.

          Creo que el libro, por su visión abierta y multidireccional es oportuno y necesario, porque permite acercarse de modo resumido y simplificador a perspectivas complejas muy difícil de abordar con cierto rigor en un solo texto.

          Quien osa dar su visión sobre algo se expone, como es lógico, a la aceptación de unos y la crítica de otros. Acepto ambas desde mi convicción en un planteamiento sincero que quiere hacer una propuesta sin imponer nada. Cada vez con más frecuencia la vida nos propones disyuntivas que conviene que sean bien conocidas e informadas en sus detalles antes de darlas por resueltas, ya sera provisional o definitivamente.

13239995_1022959417797975_2795993346852439977_nPor eso me atrevo a sugeriros su lectura, como modo de informarse bien de datos que no podían encontrarse juntos en un mismo texto. Que cada uno tome su propia conclusión, ya sea para aceptar mis propuestas o para rechazarlas. En ambos casos daré por bueno mi esfuerzo. Si os apetece la idea, podéis adquirir el libro solicitándolo a la Cofradía de Santiago de Madrid, con sede en la histórica parroquia de Santiago y San Juan Bautista, en el viejo Madrid de los Austrias, que ofrece a los peregrinos la credencial del Camino de Santiago. En esta dirección os dirán como obtenerlo:    cofradia@santiagoysanjuan.org

Esta entrada fue publicada en 25- El Enigma Compostelano., C - ARTÍCULOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s