1- Turismo y Peregrinación

Entre la devoción y la aventura

 monumento peregrino         Con alguna frecuencia tiende a hablarse en ambitos peregrinos del turismo jacobeo con un cierto tono despectivo anteponiendo los valores puristas del peregrino y la peregrinación. Hace falta bisturí en este tema, porque ni es oro todo lo que reluce ni mierda todo lo que nos huele mal. No pocas veces la vista y el olfato nos engañan. Hay turistas que son verdaderos peregrinos y supuestos peregrinos que son meros turistas de mochila y albergue. La calidad dependen de la persona, no del contexto. Nadie es más ni menos que nadie. Podría ser un buen tema de diálogo, pero pretendo ahora valorar la presencia del turismo en el mundo de la peregrinación.

Fontela          Lo más correcto creo que es aceptar que el turismo surge y acompaña a la peregrinación, pues si ésta va por delante, aquel la sigue de cerca como complemento inevitable y hasta necesario. Por ejemplo y de modo genérico, la vieira que surge como testimonio y símbolo de la peregrinación, acaso reutilizada de otras fuentes, se convierte al mismo tiempo en recuerdo o “souvenir” del viaje, y en su época incluso un certificado del mismo: el peregrino que retorna, lo hace con vieiras cosidas al gorro de ala ancha y a la esclavina como acreditación de que llegó a Compostela. La demanda llega a ser tal alta que las vieiras llegan a escasear y entonces surgen artesanos con vieiras de piedra, de plata, de azabache… y enseguida surgen otros productos: medallas, insignias, calabazas, campanitas… peregrinación y comercio se dan la mano, souvenir y emblema son caras de un mismo objeto, peregrinación y viaje se convierten en una misma cosa.

vieiras

          La vía sacra es también vía comercial que atrae a cambistas, mesoneros, hosteleros, constructores, canteros, herreros, azabacheros, plateros, prelados, reyes, mercadillomilitares, caballeros, juglares, trovadores, vendedores, prostitutas, cantamañanas, pícaros, timadores, trileros, ladrones, criminales, falsos peregrinos… No hay realmente nada nuevo en escena, y todos, en la medida de su época, se guían por los mismos criterios de la oferta y la demanda, los mismos que hoy mueven la industria turística.

 guía calixtino         Los libros de viajes y guías del camino son buena muestra también de un sentido turístico promocional de bienes de uso y consumo. El Códice Calixtino es el primero que servirá de guía a Nopar, señor de Caumont, o a Herman Küning von Vach, monje de Estrasburgo o a Guillermo Manier, sastre y vecino de Carlepont.

          En el siglo XVII y modulándose desde mucho antes, ya la peregrinación no se entiende como un ejercicio heroico de pobreza, de renuncia o de economía de medios, sino la iniciativa de hombres pudientes como la clase médica, los clérigos, los artesanos, los profesionales liberales, los nobles, los que peregrinan con una mezcla de devoción y de aventura en busca de conocer mundo.

historias          Es el caso del mencionado Guillermo Manier que viajó a Compostela en 1726. Hombre curioso cuenta lo que vio a su paso describiendo tierras, comidas, precios, la belleza de las mujeres y su modo de vestir… Describe con detalle Santiago, y sobretodo el menú con que cada convento obsequiaba a los peregrinos al tiempo que compra distintos recuerdos y recorre los mesones. En su retorno vuelve por Oviedo para conocer otros lugares. No exento de devoción, su libro del viaje tiene una orientación turística como prueba de que estos dos mundos, la peregrinación y el turismo, no son mundos opuestos sino simultáneos y complementarios, porque sin provisiones ni condumio no hay mística que resista, al menos para la mayoría de los mortales.

250px-Giusto_Sustermans,_Cosimo_III_(1660,_palatine_gallery)          El caso que se nos muestra más claro como viaje en visita divulgativa en que el camino se hace por viajar como dedicación personal aunque no exenta de religiosidad, es el viaje en 1668 de Cosme II de Médicis, gran Duque de Toscana, acompañado de una corte de 40 personas entre sirvientes y colaboradores, entre los que se encuentran Lorenzo Megalotti como corrector y realizador del relato oficial del viaje, y Pier María Baldi que lo ilustrará con acuarelas. Cosme de Médicis relata con una cierta distancia, sin demasiado espíritu peregrino, sin integrarse en el medio por el que se interesa para observarlo y describirlo, sin ocuparse demasiado por comprenderlo, como se ve en su descripción del rito del abrazo al apóstol, que describe con cierto desprecio. Su largo viaje parte de Florencia y al llegar a Santiago embarca en La Coruña hacia las Islas Británicas, con todo su séquito, donde continúa su viaje.

baldi-compostela-color

          Desde los tiempos de Adán y Eva, pasando por Marta y María, el hedonismo y la mística, el ora et labora, el a Dios rogando y con el mazo danto, y hasta por la consustancialidad tomista del alma y del cuerpo, la devoción y la aventura forman parte del Camino y ambas deben guardar un proporcionado equilibrio si se quiere conocer el Camino en su integridad.

100_0057          Al pasar junto a un campesino o un lugareño amigable, es obligado el saludo y la conversación. Al paso por una aldea hay que parar en su tasca y tomar un vino y algún producto del lugar olvidándose de la carta y del IVA. Al pasar por una ermita o una iglesia, si está100_0136 abierta, seas creyente o no, no lo dudes y entra, tendrás oportunidad de descansar un rato a la sombra y en silencio, podrás encontrar una buena foto, y aprovechar para rezar algo si sabes o quieres, o dedicar un pensamiento generoso y altruista hacia algo o alguien que aprecies.

          Y al llegar a Santiago, no te confundan las colas, el bullicio ni el barroco, y no dejes de entrar a dar un abrazo al Apóstol y de visitar su cripta donde podrás orar o reflexionar un rato sobre tu Camino en el corazón 100_0227de su origen. No dejes después de comer en casa Manolo con tus compañeros de caminata, constituye también un rito sagrado. Y si es tu deseo, continúa hasta Finisterre o permanece un poco en Compostela como fin de tu viaje, pero desoye cualquier sentencia sobre cual es la forma más auténtica de terminar el camino, si en el mar o en templo, todos mienten porque en ti mismo están el principio y el fin de tu camino.

36455763          El Camino te permite rezar en el mar y hacer turismo en el templo, y entre un extremo y otro estarás tu que dices como, donde y cuando. Ésta es la gran riqueza de nuestro Camino de Santiago, el único Camino que no va a Roma.

Esta entrada fue publicada en 1- Turismo y Peregrinación, C - ARTÍCULOS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 1- Turismo y Peregrinación

  1. Gracias Alberto por este buen reportaje de la realidad del camino y dejar a cada uno en su lugar, vive y deja vivir, cada uno peregrina o hace turismo a su manera. Un Saludo y Buen Camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s