42- Ad Honorem Regis Summi

        Dentro de la sección de obras polifónicas del Códice Calixtino hay una pieza singular que está a caballo entre la música polifónica y la monódica. La sección polifónica se compone de 6 folios que contiene 20 piezas claramente polifónicas, que serían 21 si se reconoce el himno Ad honorem Regis summi como composición a dos voces. Hay además incluida en esta sección una obra más de estructura monódica, el Dum Pater Familias, una pieza singular que cierra el bloque. En total por tanto son 22 obras diferentes en esta sección del códice, todas a 2 voces, menos la segunda pieza del suplemento que se anota a tres (Congaudeat Catholici), que es la primera obra de occidente de esa dimensión polifónica.

          En este grupo el himno Ad honorem Regis summi merece una mención especial pues, aunque incluida en esta sección polifónica, su escritura tiene un aspecto monódico por la disposición horizontal de las voces. Parece tratarse de una pieza de estructura monódica convertida en una pieza a dos voces con la voz principal en primer lugar y una segunda voz que se situaría en las 2 últimas líneas. Si además conocemos la práctica de esta denominada “Notación Sucesiva” en repertorios coetáneos como San Marcial de Limoges, en que la segunda parte se encuentra muy por encima de la primera, con resultado sonoro satisfactorio, podemos afirmar que esta pieza, antes comúnmente interpretado a una sola voz, se anotó con la intención de cantarse polifónicamente. Era fórmula que se explicaba en términos de “Notación sucesiva y polifonía escondida”, en modo que la interpretación aceptaba las dos versiones: monódica y la polifónica.

          Pero aparte de esta consideración técnica musical que puede resultar de difícil comprensión para el profano, lo que resulta verdaderamente singular es que se trata de una pieza que el Calixtino asigna a Aimeric Picaud, y así aparece escrito en rojo encima de la partitura: “Aimericus Picaudi, presbyter de Partiniaco”, el enigmático compilador de los textos que compondrán el emblemático códice jacobeo, identificado como un clérigo errante, un fraile giróvago o sarabaíta, que en su tierra era conocido por el seudónimo de Olivier d’Asquins, de buen nivel cultural pero que nada partidario de sujetarse a la vida regular de los anacoretas y cenobitas, moraba en las ciudades con dos o tres compañeros, sin regla ni superior.

          Y no parece descabellada la propuesta por cuanto los versos largos de quince sílabas con una cesura media (hemistiquio) que venía después del séptimo pie, en modo que la octava sílaba lenta no cuenta en la medida, fórmula de métrica poética común de la poesía latina para frailes vagabundos o goliardos.

          La marcha de los peregrinos: Ad honorem regis summi, cita los veintidós milagros del Libro II del códice, a razón de un verso para cada uno, siguiendo el mismo orden del Liber Miraculorum y que se leían a los peregrinos durante las largas noches de vela ante el sepulcro del Apóstol.

          Esta pieza excepcional, está muy vinculada con el “Dum Paterfamilias”, ambas eran cantadas por los peregrinos como expresión de la dicha de llegar a la ciudad del Apóstol, al entrar en la catedral medieval o en su interior, especialmente el 25 de Julio. De ambas hay la idea de que pudieran ser cantos populares de ritmo alegre, probablemente ambientados con otros instrumentos, percusión y danza, con tanta popularidad entre los peregrinos que terminan por sacralizarse e incorporarse incluso en el Códice Calixtino.

          Y ambas contiene una expresión muy peregrina: “Ultreia e suseia”, palabras que aparecen también en una prosa del capítulo XXVI del libro I del Códice: “Todos los pueblos, lenguas y tribus acuden a él clamando sus ella, ultreya”. Eran términos, por tanto, bien conocidos en el ámbito compostelano en relación con la peregrinación. Se trataba de una expresión popular de ánimo, júbilo y saludo entre los peregrinos, que significa “adelante” “arriba”, muy común entre los caminantes medievales, parece ser que sobre todo germánicos y flamencos, aunque hoy se acepta que trascienden los límites geográficos y lingüísticos, y se convierten en vocablos universales de la peregrinación que han llegado hasta nuestros días a través del Codex Calixtinus (s. XII), aunque con el auge actual del Camino de Santiago, la expresión se ha recuperado entre los peregrinos como saludo y expresión de ánimo, conectando con el espíritu milenario de los peregrinos medievales.

Escucharemos primero la versión sacra que a buen seguro se escuchaba por los cantores canónigos, a los seguramente se sumaban los peregrinos.

Y también la versión popular y festiva como canto de triunfo y alegría.

Incluso esta otra que nos da también una versión de canto popular, compartido y animoso, que pone especial énfasis en las palabras clave: Ultreia  esus  eia 

Ad honorem regi summi que condidit omnia,
Venerantes iubilemus Iacobi magnalia,
De quo gaudent celi cives in superna curia
Cuius facta gloriosa meminit ecclesia

Supra mare Galilee omnia postposuit
Viso rege ad mundana redire non voluit
Sed post illum se vocantem pergere disposuit
Et praecepta eius sacra predicare studuit
Ermogeni et Fileto Christi fidem tribuit
Et Iosiam baptizavit et vim aegro prebuit.
Olim Ihesum transformatum vidit patris numine,
Pro quo nacem ab Herode simpsit fuso sanguine.

Cuius corpus sepelitur in terra Galecie,
Et petentes illud digne summut vitam glorie.
Iam per totum fulget mundum divinis miraculis,
Qui viginti viros olim solvit ab ergastulis.

Scedulaque peccatoris deleta apparuit,
Matris natum iam defunctum ad vitam restituit,
Hic defunctum urbi sue a Cisera detulit,
Quem bis senas per dietas una nocte contulit.

Hic suspensum post triginta dies vite reddidit,
Peregrino Pictavensi asinum tradidit,
Et Frisonum ferro tectum de abisso eruit,
Presulemque mari mersum in nati instituit.

Vim vincendit Turcos viro apostolus tribuit,
Peregrinum mari lapsum per verticem tenuit,
De excelsa arce saltans vir sanus ereptus est,
Per crusille tactum miles saluti redditus est.

Sanitati post vindictam Dalmacius datus est,
A postrata arce sane mercator egressus est,
Militemque custodivit a suis sequentibus,
Liberavit virum egrum pressum a demonibus.

Interfectum a se ipso ad vitam restituit,
Et altaris valvas clausa comitit aperuit,
Stephanoque servo Dei ut miles apparuit,
Virum captum comes spata ledere non potuit.

Hic contractum membris ruptum erexit humiliter,
Vinculatum solvit virum tredecies dulciter,
Hec sunt illa sacrosancta divina miracula,
Que ad decus Christi fecit Iacobus per secula.

Unde laudes regi regum solvamus alacriter,
Cum quo leti mereamur vivere perhenniter.
Fiat, amen, alleluia, dicamus solempniter
E ultreia esus eia decantemus iugiter.

TRADUCCIÓN

En honor del Rey Supremo del que todo lo creó,
celebremos las grandezas que Santiago realizó.
Alegría de los santos en la curia celestial,
y en la Iglesia recordado por glorioso en su historial.

Junto al mar de Galilea quiso todo posponer,
y, visto su Rey, al mundo no quiso jamás volver;
Más tras El que le llamaba dispúsose allí a marchar,
y sus santos mandamientos deseaba predicar.

A Hermógenes y Fileto la fe de Cristo infundió
Y dio salud al enfermo y a Josias bautizó
Vio a Jesús transfigurado del Padre en la majestad
Y murió y vertió su sangre de Herodes por la crueldad.

Cuyo cuerpo está enterrado de Galicia en un rincón
Y alcanzan la gloria quienes van allá con devoción.
Resplandecen sus milagros por toda la cristiandad
Una vez a veinte hombres libró de cautividad

Hizo aparecer borrada la esquela de un pecador;
Devolvió a un niño la vida y a la madre en su dolor.
Desde Cize a un difunto se lo llevó a su ciudad
Echando en doce jornadas una noche nada más

A uno ahorcado treinta días a la visa devolvió
Y un borrico a un peregrino poitevino le prestó
Y a Frísono envuelto en hierro del mar hubo de sacar
Como en la nave a un prelado puso, que cayó en el mar

Para vencer a los turcos fuerza a un caballero dio
Por el pelo a un peregrino caído al mar sujetó;
Saltó sano de un torre otro hombre por su virtud
Y tocado de una concha otro logró la salud.

Dalmacio sufrií venganza y fue sanado después
Hizo inclinarse a una torre por soltar a un mercader;
A un caballero que huía libró con su protección,
Y a otro que sufría enfermo de demonios la opresión.

A un hombre que se dio muerte a la vida devolvió;
Cerrado a su altar, las puertas a un conde dignose abrir
Al siervo de Dios Esteban caballero se mostró
Y a un cautivo con su espada no pudo otro conde herir.

A un lisiado contrahecho le curó con humildad
Y a un cautivo trece veces le soltó con su bondad
Estos son los sacrosantos milagros que para honor
De Jesucristo por siglos hizo Santiago el Mayor.

Por eso al Rey de los reyes loas debemos decir
para merecer felices por siempre con Él vivir.
Hágase, amén, aleluya, -digamos, pues, a la par-,
E ultreya e sus eya, cantaremos sin cesar.

Fuentes Consultadas

1.- Louis René. Aimeri Picaud, compilateur du Liber Sancti Jacobi. In: Bulletin de la Société Nationale des Antiquaires de France, 1948-1949, 1952. pp. 80-97

2.- Eva Esteve Roldán. La polifonía en el Códice Calixtino. El canto gregoriano y otras monodias medievales / VI Jornadas de Canto Gregoriano. De la monofonía a la polifonía, 2003, págs. 81-120

3.- José López-Calo. Los polémicos comienzos del descubrimiento musical del Códice Calixtino. Abrente: Boletín de la Real Academia Gallega de Bellas Artes de Nuestra Señora del Rosario, Nº. 42-43, 2010-2011, págs. 333-386.

4.- José Sierra Pérez. Un ejemplo de notación sucesiva en el Códice Calixtino: ad honorem regis summi. Revista de musicología, Vol. 20, Nº 1, 1997, págs. 61-76

Esta entrada fue publicada en 42- Ad Honorem Regis Summi, B - MÚSICA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s