23- Un pueblo llamado Zumaia

          El 31 de Mayo de 2019 nos visitaron a la Jornada Santiagueña Matritense de la Cofradía de Santiago de Madrid, Teresa y Antxón, padres de Bolitx, para darnos la ponencia “El Gran Caminante, desde el Hogar hasta el Final de la Tierra”, legado literario de Antxon González Gabarain “Bolitx”. Antxon y Teresa son gente cercana y entrañable que nos hablaron con amor de la obra de Bolitx, enamorado del Camino de Santiago sobre el que su deseo más vivo era, al modo medieval, peregrinar saliendo desde su casa para llegar hasta Finisterre. A poco de culminar su anhelo fue diagnosticado de ELA, y comenzó entonces a escribir el libro “El Gran Caminante” una obra de envergadura que terminó admirablemente gracias a la técnica digital para escribir con los ojos pues la enfermedad había paralizado sus extremidades.

          Antón padre nos cuenta como lo anunció Bolitx: «Voy a escribir un libro… y va a ser bueno«. La obra vio la luz de manera póstuma un año después de su fallecimiento gracias a que la Familia se decide por auto-editar el libro, con el resultado de un éxito editorial que hoy se ha convertido en una referencia de primer orden en la literatura de peregrinación, y un legado que permanece vivo entre los peregrinos.

          En esta ocasión quiero traer en calidad de préstamo un relato del propio Bolitx, que no pertenece a “El Gran Caminante”, sino a una colección de relatos, y en concreto este, con el título “Un pueblo llamado Zumaia”, que rebosa amor por su tierra y por el Camino de Santiago, y que dedicó a Tere.

Un pueblo llamado Zumaia.

          La «señorita» me ha dicho que haga una redacción hablando de mi pueblo, que es camino a Santiago. Me da un poco de vergüenza porque algunos sois de ciudades muy muy grandes e importantes: Madrid, Barcelona, Sevilla, Cádiz, Bilbao, Santander, Murcia… y otros sois de ciudades con mucha historia del camino, como Astorga, Pamplona, Burgos…y mi pueblo es pequeñito y no muy famoso, pero tiene algunas cositas que seguro que os gustan. Además ella dice que las cosas pequeñas también son importantes.

          Se llama Zumaia, tiene mar y dos ríos, uno es el Urola y el otro Narrondo, y tienen muchos peces, y también tienen angulas, que son como unas culebritas pequeñas y transparentes que vienen del mar todas juntas en invierno… no os lo creeréis, pero están muy ricas y se cogen con unas raquetas gigantes. Detrás de las angulas entran las lubinas, para comérselas, y nosotros aprovechamos y las pescamos con caña. Y nos comemos las dos, las angulas y las lubinas.

          También tiene dos playas, ¿y sabeis como se llama una? Pues se llama la playa de Santiago, que casualidad ¿a que si? aunque yo prefiero la otra, porque tiene más olas y es más divertida, además dicen que es de las más yodadas del mundo… esto no sé lo que es pero dicen que es muy bueno para las personas mayores con reuma y artrosis, mi abuela un año se bañó nueve días seguidos en octubre y desde entonces nunca más ha tenido gripe. … Ah! y se me olvidaba la marisma… que hay una marisma y allí sí que hay pájaros… hay cormoranes, gaviotas, patos, chorlitos (me hace gracia que le llamen chorlito a un pájaro), archibebes, patirojos, martines pescadores, y hasta alguna águila pescadora, que es como la real pero más pequeña … y no vuela tan rápido.

          En Zumaia hay de todo, tiene museos, casco antiguo, polideportivo, piscina, talasoterapia, parques con columpios, un castillo, puerto, hoteles, frontón, paseo marítimo, también dicen que hay un puticlub, que yo no sé lo que es, pero mi madre dice que no tengo que entrar nunca allí.

          En arte la Parroquia de San Pedro… en ella destaca su bóveda de crucería, típica del gótico final y el ábside poligonal, cubierto por medio de una bóveda estrellada de principios del XVI.

          Mi «seño» me ha dicho que Zumaia surgió en torno al monasterio de Santa María, que en el año 1292 babia sido donado mediante un privilegio por el rey de Castilla Don Sancho IV al convento de Roncesvalles. Y eso quiere decir, que Zumaia en un tiempo fue de Roncesvalles… pero esto no puede ser, si Zumaia y Roncesvalles se encuentran muy lejos uno del otro, además Roncesvalles sí que es pequeñito, por lo menos veinte veces más pequeño, yo pienso que la «seño» se ha confundido, y que es Roncesvalles la que era de Zumaia.

          En aquel tiempo los zumaianos sufrían los ataques de los piratas que venían del mar, pero se metían en la parroquia-fortaleza y desde arriba les echaban agua hirviendo para defenderse.

        Jurídicamente la localidad nació en 1341, año en que el rey Alfonso XI confirmó a sus fundadores la Carta Puebla de «Villa de Villagrana de Zumaya», a la que se le concedió el fuero de Donostia. Ya os habréis dado cuenta que esto se lo he copiado al empollón de la clase, porque yo no tengo ni idea lo que quiere decir.

          ¿A que no sabíais que cuando el tatarabuelo de mi abuelo era pequeño los zumaianos pescaban ballenas? Pues sí, ahora no hay, pero antes sí que había e iban remando a por ellas cuando el vigía avisaba… y luego las pescaban con arpones, remaban lo más rápido que podían para llegar antes que los vecinos de Guetaria y Orio. Por eso ahora se hacen las regatas de traineras, es una de las tradiciones de Zumaia, y de otros pueblos.

          En Zumaia las mejores fiestas son los San Telmos, y todos se visten de arrantzales, mi abuelo se ríe de ellos porque dice que no saben hacer ni el nudo de un anzuelo y luego se visten de marineros, que es como el que se cuelga una vieira enorme para parecer peregrino, para que me entendáis. Ahora en Zumaia hay muy pocos pescadores… yo aunque sea, si sé hacer el nudo de un anzuelo… y mi vieira es pequeña. Los platos típicos son la sopa de pulpo y las lapas en salsa verde. «Lapas de enero, mejor que el mero y el cordero» dicen con orgullo.

          ¿Queréis que os cuente más cosas o ya os habéis aburrido?

          A que no sabéis en que más pueblos se celebra San Telmo… jeje, yo si… pues en Fromista… y en Tui, que es donde está la tumba de este santo. Los tres pueblos están hermanados… Y no sé si os habéis dado cuenta que los tres son camino a Santiago.

          Fromista es camino francés, Tui es camino porfugués … y Zumaia es camino del norte!!! Que casualidad, ¿a que si?

        O sea que pudiera darse el caso de que tres peregrinos que salen cada uno de su pueblo por estas tres rutas diferentes se encontraran en Santiago. A que si coincidiesen sería un milagro y lo celebrarían ¿no?.. . Pues el empollón dice que no, porque unos dirían que el milagro sería gracias a Santiago y el otro que gracias a San Telmo… y terminarían enfadados, los mayores siempre se enfadan por esas tonterías.

          Zumaia tiene más cosas que no he contado porque no me da tiempo, pero le falta una… ¿Sabéis que es lo que le falta?… Pues le falta un albergue de peregrinos.

[Hoy esta subsanada esta falta señalada en su día por Bolitx, con el Albergue de peregrinos Convento de San José, Zumaya, Guipuzcoa, Camino del Norte]

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en 23- Un pueblo llamado Zumaia, G- PRÉSTAMOS LITERARIOS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 23- Un pueblo llamado Zumaia

  1. Rafa Nunca Jamas dijo:

    Pues me ha dejado algo en el corazón que no se que es, pero siento ganas de visitar sumaria alguna vez. Parece una fantasía que, La redacción de los deberes de un niño de entonces como lo fuere Bolitx, que tenga tanto enganche y me de rabia que sea tan cortita y me quede con ganas de mas. Un abrazo muy Grande para Antxon y Teresa. Con todo Cariño: Rafa Nunca Jamás.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s