23- San Veremundo, abad de Irache y protector de peregrinos

          Santo Domingo de la Calzada o San Juan de Ortega son nombres y lugares muy populares y conocidos para el peregrino jacobeo, pero confieso que nada sabía de San Veremundo hasta encontrarme con él en la Iglesia de Nuestra Señora de la Ascensión de Villatuerta (Navarra), en el monumento que hay en la plaza frente a este templo. Allí encontré también una fuente que además de calmar mi sed y llenar mis reservas de agua, muestra al caminante una inscripción que nos anuncia el papel de este emblemático personaje y su vinculación con esta tierra y con el monasterio de Irache.

          Mis pasos dejaron hoy muy atrás Puente la Reina y su monumental puente románico sobre el Arga, así como Mañeru, Cirauqui y Lorca, antes de llegar a Villatuerta, a cuyo casco antiguo se llega tras atravesar el río Iranzu por su puente románico de dos ojos del siglo XIII. Allí encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y su entorno, en donde nos recibe la talla de San Veremundo y se percibe enseguida que se trata de una figura histórica de mucho renombre y querencia en la zona. No en vano es el patrono del Camino Navarro de Santiago. Su memoria es elogiada así en el Martirologio Romano: En la población de Estella, en Navarra (España), san Veremundo, abad de Irache, el cual, habiendo abrazado desde joven la vida monástica, estimuló a sus monjes a buscar la perfección con su ejemplo y con ayunos y vigilias. († c.1095).

Y en la mencionada fuente puede leerse:

Bebed agua peregrino
Tomad descanso y dejad sed
Y en próxima etapa sabed
Que os dará fuerza y buen vino.

Aquí Nació San Veremundo
Que en Irache fue su abad
Pedid su gracia y marchad
Haciendo amor el Camino.

          Cobra sentido lo leído sabiendo que poco después vendrá Estella, donde terminaré hoy mi caminata, y en cuyo albergue municipal “Hospital de Peregrinos de Estella” hay otra talla de San Veremundo que subraya la importancia que tiene allí su figura; y en la jornada de mañana, poca después de Estella viene Ayegui, a los pies de Montejurra, con la Fuente del Vino y el monasterio de Irache a los que hace alusión expresa el escrito en piedra junto a la fuente de Villatuerta.

          Veremundo nació en el año 1020, parece que de una familia bien situada. No se conoce con seguridad el lugar de nacimiento, y Villatuerta y Arellano se disputan el honor de haber sido su cuna natal, posiblemente porque su padre fuera natural de uno y su madre del otro, y él permaneciera vinculado a ambos. Pero hay constancia que el propio santo afirmó que desde la ventana de su habitación en el monasterio de Irache veía su pueblo, que no podría ser otro que Villatuerta.

          Hacia el año 1032, siendo todavía muy joven, ingresó en el monasterio benedictino de Irache del que era abad su tío Munio, y pronto, tras adquirir los hábitos, le nombró portero del monasterio, que era el encargado de repartir la comida a los pobres y desvalidos que acudían pidiendo amparo. Allí fue donde alcanzó renombre como monje ejemplar destacando sobremanera su amor y su labor en beneficio de los pobres. Las crónicas cuentan que siendo portero de la abadía, distribuía con generosidad comida entre los pobres, y como cada vez eran más los que acudían, cierto día en que llevaba muchos panes envueltos en su túnica, el abad Munio, buscando poner freno a su excesiva generosidad que menoscababa los bienes del monasterio, le preguntó qué llevaba, “astillas para hacer fuego calentar a los pobres”, respondió el santo. Cuando el abad ordenó a Veremundo que abriera su túnica, los panes se habían transformado en “astillas”, con lo que Dios mostraba que el gesto era agradable a sus ojos. El bellísimo relato es mucho más que una leyenda piadosa, es una clara huella que refleja una actitud sobre una realidad social, que se debe analizar no por la veracidad de sus detalles legendarios, sino por el fundamento real y objetivo de su contenido: Veremundo prestaba ayuda y asistencia mirando más al necesitado que a las normas del monasterio.

          A la muerte de Munio, Veremundo, a pesar de su juventud, será elegido para sucederle como abad, y fue durante su mando que el monasterio de Irache alcanzó su máximo nivel de auge y prosperidad, ya que por sus acertadas gestiones y sabia administración, sus méritos, su preparación intelectual y sus dotes de prudencia le llevó a ser consejero y amigo de los reyes de Navarra, lo que le valió muchas donaciones y privilegios reales, en modo que multiplicó el número de pequeños monasterios de iglesias y de villas que se incorporaron a su dominio. Irache se constituyó en centro de espiritualidad y cultura, desde Nájera a Pamplona. Defendíó el uso del rito hispano-mozárabe hasta la imposición del rito romano. El rey Sancho Ramírez concedió en 1087 el privilegio, extensivo en toda la comunidad monástica de Irache, que la palabra de un monje fuese considerada como prueba en un juicio. Tras una época de gloria, el apoyo de la corona disminuyó con la fundación de Estella por el rey Sancho Ramírez (1090), que relegó a segundo plano a Irache. Vermudo murió el 8 de marzo de 1092, día en que se instituyó su festividad, tras ser canonizado en 1163 por el papa Alejandro III. En 1614 el obispo de Pamplona autorizó una romería anual en Arellano y Villatuerta, y hoy goza de una gran popularidad en toda Navarra, en donde es célebre el dicho “Mientras el mundo sea mundo, el ocho de marzo San Veremundo“.

          Aunque los testimonios de su biografía son tardíos, desde muy antiguo se atribuye a Veremundo facultades taumatúrgicas de realizar fenómenos considerados sobrenaturales más allá de las aptitudes humanas, reconociéndosele un don extraordinario, como un mago o un santo. Así profetizaba hechos futuros, provocaba lluvias y buenos climas para las tierras, expulsaba los demonios a través de exorcismos, curaba toda suerte de enfermedades, y estos y otros hechos admirables le ganaron fama en vida y culto después de muerto. 

          Se le atribuye el don de hacer milagros, como salvar de morir ahogado a un labrador que le invocó mientras era arrastrado por la corriente del Ega, o apagar con la oración el fuego que unos desalmados habían encendido en las mieses del monasterio, o dejar paralizados a unos ladrones hasta que reconocieron su culpa y pidieron perdón al santo. Un milagro famoso que se cuenta es que en una ocasión de hambruna en que unas tres mil almas de los contornos acudieron hambrientas pidiendo alimento, Veremundo, conmovido, se postró ante el altar y suplicó socorro al cielo; en ese momento descendió del cielo una hermosa paloma blanca que revoloteando sobre los hambrientos, los dejó milagrosamente saciados. Tal vez sea la forma de convertir en milagro su reconocido gesto de abrir las despensas del monasterio a peregrinos e indigentes que necesitaban ayuda. Siempre la tradición ha mostrado la tendencia a magnificar con explicaciones sobrenaturales actitudes que obedecen a una conducta generosa y admirable.

          Muy devoto de la Madre de Dios, los monjes decían que hablaba con la imagen que tenía a la iglesia del monasterio. El esmero y pulcritud en la recitación exacta y reverente del Oficio Divino, las oraciones que los monjes hacen en el coro varias veces al día, le mereció la aprobación y alabanza por parte de la Santa Sede.

          Pero lo que más popularizó su fama es ocuparse especialmente de los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela a los que atendía con esmero en el hospital de peregrinos de Irache fundado algunos años antes por su tío, pero que él mejoró, convirtiéndose la abadía en etapa indispensable de los peregrinos jacobeos hasta la fundación de Estella en 1090, fecha a partir de la cual, en este y otros capítulos, descendió la trascendencia del monasterio de Irache. La memoria de esta época de asistencia y dedicación al peregrino fue motivo para que en el año 1969 fuese declarado patrón del Camino de Santiago en Navarra.

          Veremundo murió y fue enterrado en Irache, donde se conserva su sepultura. En 1583 se trasladaron sus restos, como resultado de un voto por la curación de una enfermedad que había hecho el abad Antonio de Comontes, que hizo instalar las reliquias en una urna preciosa que permaneció hasta el siglo XVIII en la sacristía. El papa Pablo V permitió el culto en 1614, confirmado por Inocencio X el 1646. En 1657, los restos se colocaron en una nueva arca de plata con relieves.

          Tras la desamortización de 1835, las reliquias se llevaron a la iglesia de Ayegui. En 1839 los monjes abandonan el monasterio y para mantener el culto a las reliquias, éstas se llevan finalmente a Arellano y Villatuerta. Como no estaba claro el lugar de nacimiento del santo, los dos pueblos acordaron alternarse, cada cinco años, la custodia del relicario, haciéndose este traslado el 3 de septiembre, festividad en los dos pueblos; la fecha se conmemora con una procesión que hace paradas en Irache y en el pueblo de Dicastillo.

          La urna, tras permanecer un lustro en Arellano, pasa otros cinco años en Villatuerta, donde cada 8 de marzo se celebra un relevante festejo local incluyendo una procesión de la imagen del santo y de sus reliquias por las calles del lugar, con momentos rituales de culto a las reliquias y distribución de panecillos benditos en honor al santo, junto a otros actos mas populares y festivos.

          Bebo mi agua meditando en el valioso papel de este santo en favor de los pobres y singularmente de los peregrinos, y al pasar por Irache me detengo un rato en la fuente de vino y brindo en su memoria. Buen Camino a todos, que el Apóstol nos proteja y San Veremundo nos ayude.

 

Esta entrada fue publicada en 23- San Veremundo, abad de Irache y protector de peregrinos, E - PERSONAJES y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s