14- Las Tribulaciones de un peregrino en China

IMG_0003           Un viaje a China es más que un viaje, es un gran peregrinaje a través de una civilización que conservó intacta su filosofía y su estructura durante miles de años.

PEK-EZE          En el año 2004 la Compañía Iberia no ejercía entonces su concesión de volar a China, y hubo que ir a París y coger el vuelo a Pekín, con Air France, ambos vuelos en unas 12-13 horas. Los datos del vuelo resultan sobrecogedores: velocidad próxima a los 1000 Km/h, altura de unos 11.000 m, temperatura de hasta -64 º C, y distancia de unos 10.000 km, sobrevolando el Báltico, Siberia y Mongolia. En dirección este, contrarios al sol y a Compostela, se nos hizo de noche en un instante y volvimos a ver el sol de un nuevo día mucho antes de lo normal. En 12 horas salir de día y llegar de día tras un maldormir, impone una vigilia de 36 horas. Se dan pues todas las condiciones para viajar a una tierra extraña en un tiempo extraño. Es decir, desde el significado más amplio del término, una peregrinación en toda regla, aquí en búsqueda del sol naciente.

exterior_007          Llegados al hotel Plaza Pekín, nos dan varias horas de descanso. Ni hablar, hay que aguantar el tirón para adaptarse cuanto antes al nuevo horario. Salgo con mi compañero de habitación en busca de un primer contacto con China. Dimos con un barrio obrero de Pekín, de gentes modestas con ropas humildes, edificios bajos, sencillos y viejos, carteles solo en chino mandarín, cientos de bicicletas y tricicletas de mil formas y usos (la bicicleta es cultura y modo de vida en China), ojos tras hendiduras rasgadas mirando nuestro paso. A nuestra espalda un hotelazo de lujo, frente a nosotros una China modesta, que desde su pobreza de medios se muestra dinámica y bulliciosa de gentes que van y vienen, que trabajan, cocinan y juegan en la calles según IMG_0002 - copia (2)su edad y condición, que pedalea en viejas bicicletas que siguen funcionales aunque deslustradas. Pobreza funcionante inconsciente de sus carencias o habituada a ellas. Algunas inclinaciones de cabeza, algunas sonrisas corteses, algún reclamo comercial, alguna invitación femenina, mezclas de etnias, de rostros y de rasgos, desde rudas proporciones tártaras hasta estilizadas formas mandarines, y entre ellas, toda la gama intermedia posible. Que todos los chinos son iguales es uno de los tópicos más falsos que existen, sin infinitamente mas diversos y diferenciables que nosotros; China es un país multinacional en que conviven 56 etnias distintas, cada una con sus rasgos raciales, y a veces con sus tradiciones propias y su dialecto peculiar. Retorno al hotel. A partir de ahora se nos mostrará una China más turística y visitable.

          Empezamos por la emblemática plaza de Tiananmen, o plaza de la puerta de la Paz Celestial, en el centro de Beijing, la mayor del mundo con 870 metros de largo por 500 de ancho y 44 hectáreas de extensión. Antes amurallada y perteneciente a la corte imperial. Ahora libre y para el pueblo. Visita obligada para todo el que se anime a conocer Beijing, y escenario de los acontecimientos más importantes de la vida política china en los últimos 70 años. La fundación de la República Popular en 1949, el lanzamiento de la Revolución Cultural por Mao en 1966, o las protestas estudiantiles de mayo de 1989. Todos los forasteros van a visitar la plaza, por lo que siempre está animada. A los habitantes de Beijing también les gusta visitarla, volar cometas, ver la decoración 020407_1719_Cuentaatrsc21de las fiestas, o tomar el aire libre. En sus extremos Norte y Sur hay dos puertas antiguas: Tiananmen y Zhengyangmen, al Este y Oeste el Museo de Historia China y el Parlamento, ambos de 1959. Frente al Museo, un panel electrónico marca la cuenta atras de las próximas olimpiadas que abrirán China al mundo. En el centro de la Plaza está el Mausoleo de Mao Zedong, y el Monumento a los Héroes del Pueblo. Al Sur de la plaza está el barrio de Qianmen, el primer distrito comercial de la ciudad, con calles estrechas, húmedas, y los comercios más carismáticos. Al Norte, la Ciudad Prohibida.

IMG_0008 - copia - copia          Una chinita adjudicada al grupo no deja de filmarnos para elaborar un DVD de recuerdo. Otra chinita, guapísisima, enarbola una bandera-estandarte para orientar el grupo, y nos da explicaciones en un Fotos 2081 - copiacastellano más que correcto. Se nos presenta en un nombre irrepetible que traduce como Claudia. Todos los varones nos enamoramos de ella. Encuentro en la mujer china un atractivo que me fascina. Foto de grupo antes de continuar la visita.

IMG_0001          Seguimos con La Ciudad Prohibida o Palacio Imperial, residencia de emperadores de las dinastías Ming y Qing. Con 9999 habitaciones es el mayor palacio del mundo. Se nos explica que si un niño durmiera cada noche en una de ellas, terminaría de dormir en todas a los 27 años. Su extensión es de 720.000 metros cuadrados. El emperador llegaba a custodiar 3000 concubinas, con muchas de las cuales nunca llegaba a cohabitar, pero al modo del serrallo musulmán, una corte de 2000 eunucos garantizaba su virginidad y proteger la poligamia imperial. Dura espera que a menudo nunca se veía culminada. Despilfarro humano muy al uso del feudalismo chino. Y problemas hereditarios. De entre los muchos hijos que podía tener el emperador se imponía una designación nominal y documentada por escrito en destacado acto oficial ante los más altos dignatarios de la corte.

  Torres del tambor y de la campana de entrada a la Ciudad Prohibida        La entrada Sur se hace entre dos torres, la del Tambor y la de la Campana, que se utilizaban desde tiempos antiguos para marcar las horas y otros acontecimientos importantes. Todo el conjunto está rodeado por una muralla y un foso de 50 metros de ancho. Entrando desde la plaza Tiananmen, hay que seguir un recorrido Sur-Norte, empezando por IMG_0002las salas públicas, como el Salón de la Armonía Suprema, con el trono. Es el pabellón más importante y la construcción más alta del Beijing antiguo. Y otros dos salones menores: el Salón de la Armonía Media, y el Salón de la Armonía Preservada, utilizado para las grandes ceremonias y los exámenes imperiales. 184783171-trono-del-drago-sala-della-suprema-armonia-palazzo-imperiale-citta-proibitaCada uno de estos salones preside un patio propio de dimensiones colosales. En el primer patio, dos animales emblemáticos, la tortuga simbolo de longevidad y la grulla simbolo de felicidad. Y frenta a la entrada dos leones en versión masculina y femenina representando el fotos-pekin-ciudad-prohibida-059-337x450poder del emperador y la emperatriz. En lugares estratégicos hay quemadores a modo de botafumeiros estáticos para perfumar el ambiente y rendir honores.

IMG_0004          Termina aquí la Corte pública y comienza la Corte privada, menos interesante pero con numerosos museos; se pueden visitar el de pinturas, el de cerámicas, y el de relojes, situados a ambos lados del eje principal. Al Este de ese mismo eje se encuentra el llamado Jardín de Qianlong, donde este IMG 20longevo emperador se retiró tras abdicar a los 80 años, que resulta ser un palacio dentro del palacio. Al Oeste de ese eje se dispone las viviendas de las concubinas. En el centro, las dependencias privadas del emperador y la emperatriz. En las dependencias de la emperatriz, para dar ejemplo de laboriosidad al pueblo, trabajaba en el cuidado del gusano de seda y confección de la seda, de gran tradición en China. Disponían de amplias cámaras frigoríficas que conservaban durante meses los hielos del invierno, así como calefacción mediante quema de carbón en cámaras subterráneas.

ciudad-prohibida-desde-colina-carbon          Más al norte aún la visita nos lleva hasta la Colina de Carbón, antes parte del palacio, pero después de 1949 separada para crear un paso al tráfico. Fue lugar elegido por uno de los emperadores para su suicidio ante el fracaso bélico. Desde la cima de esta colina, con hermosos palacios y salas, hay una impresionante vista del Beijing moderno y de la Ciudad Prohibida.

          Al final muy bien diseñada para el turista, un área de descanso y compras para grupos, donde te ofrecen un te mientras aprecias multitud de artículos de artesanía. China es lugar propicio para las compras, por la variedad, la calidad y los precios. Hay que elegir y regatear bien, la oferta es amplísima. No falta además el vendedor furtivo que suele tener mejores precios y se presta más al regateo, pero que también implica más riesgo de sufrir el gato por liebre.

          A la salida un chino me acompaña unos metros e improvisa mi retrato sobre un plato de cerámica. Me lo muestra, regateamos su precio, me lo llevo por cuarenta yuanes junto a unas postales de la Ciudad Prohibida.

 beijing-forbidden-city         Solo en el título es prohibida esta grandiosa ciudad imperial. En 1911 ante la crisis de los recursos imperiales, el emperador abrió parte de la ciudad con el pago de una cuota de acceso sin mucho éxito, en 1924 el emperador fue expulsado de la Ciudad (se refugió en los Palacios de Verano, y en 1925 la emblemática Ciudad Prohibida perdió la prohibición para el pueblo en todas sus dependencias y hoy constituye uno de los grandes atractivos turísticos de Pekín.

          Por cierto, ¿Pekín o Beijin?. Son el mismo nombre de la ciudad en versión anglosajona y china respectivamente.

          De camino al hotel, dando cabezazos de sueño al asiento delantero, aprendemos el vocabulario chino de urgencia: nihao (hola), tza xie (adios), xi xie (gracias), aseos (tze zoa), no quiero (pu yao), muy caro (tay cuela)…

3506013          Ya en sueños el día terminó de nuevo entre los muros de la Ciudad Prohibida, con una larga coleta, juntando las manos delante del pecho y inclinándome ante todo el que o lo que se cruzaba, y burlando a los eunucos para aliviar la infructuosa espera de las jóvenes y bellas concubinas…

IMG_0001          Mi habitación del piso 17 del Hotel Plaza Pekín, asoma sus ventanas a una amplia avenida con vías centrales y laterales. Los coches pululan en masa sorteando cientos de bicicletas y peatones, y en hora punta los atascos son monumentales. Pekín con 12 millones de habitantes (más otros 3 de transeúntes) y toda China con 1300 millones, se b3bd052e-ac0a-4c73-85fc-68c43d5dac7destá desarrollando mucho, acorde con su potencial humano. Pero esto es también una grave rémora, por lo que desde 1978 hay una planificación familiar para frenar el crecimiento que prohíbe más de un hijo por matrimonio, y a los campesinos permite un 2º si el 1º es niña. Como en la India, en el medio rural esto crea una presión sobre las niñas que son vendidas, abandonadas… pues hace falta brazos fuertes para trabajar. La población infantil y juvenil debe lanzarse pronto al mundo laboral, donde suelen ser explotados como mano de obra barata, y a veces les hace víctimas de las inclinaciones humanas más ruines. Los que tienen más suerte o recomendación, se ganan la vida conduciendo alguno de los 80.000 taxis pekineses o sirviendo con vestuario tradicional los incontables restaurantes chinos tan visitados por los turistas.

 colina-carbon-vistas         Pekín alterna rincones urbanos de aspecto modernísimo de grandes avenidas y edificios que nada envidia a las ciudades occidentales, con barrios antiguos de viejo sabor pekinés. Hay un crecimiento febril que va arrinconando la ciudad antigua y sustituyéndola por ciudad moderna. Algunas previsiones dicen que para las olimpiadas del 2008 nada quedará del IMG_0001Pekín viejo salvo algunos reductos consentidos por su reclamo turístico. Los Hutong o viejos callejones de Pekín constituyen el sabor mas original de la ciudad histórica. Orientados en sentido sur-norte y este-oeste, limitan las casas residenciales de los pobladores pekineses, los más cercanos al área imperial para IMG_0003aristócratas y funcionarios de palacio. Los más periféricos para plebeyos y comerciantes. Muchos ya se han perdido, pero merece la pena deambular por los que aún existen, y mejor hacerlo contratando (previo regateo del precio) un rickshaws o triciclo chino, en que por poco dinero te dan una turné de una hora, visitando alguna de sus casas cuadradas IMG_0001con patio interior. Sus residentes, por un módico precio, se prestan a enseñarte su viejo hogar y sus nobles muebles de madera tallada, y te dejan retratarte en sus fumaderos de opio que aún conservan para los turistas, y te enseñan hasta la cocina donde se recluyen los ancianos durante la visita. Y luego hay que perderse IMG_0002un poco a pie por los callejones más anárquicos y caóticos, en donde alternan las tiendas donde se vende lo impensable, la casa de típicos farolitos rojos, los kioskos de comida refrita, el viejo templo taoista con cubierta oriental, todo en construcciones bajas que se suceden sin orden ni ley alguna. Sin estos lugares que no deberían desaparecer nunca, Pekín no IMG_0007sería Pekín. ¿Que sería de Madrid sin el Rastro, sin Lavapies, la Cava Baja o el Arco de Cuchilleros?. Pues Pekín los mismo sin los Hutong y sus triciclos. Y sin sus gentes llenas dinamismo en un medio humilde. Solo los ancianos y los niños hacen a veces temblar el corazón. Una anciana oscilante, IMG_0006de rostro amable y sonriente, pobre por los cuatro costados, me ofrece un lote de postales de Hutong por cinco yuanes, sin regateo alguno me llevo dos lotes. Algo después una niña preciosa no ceja de hacer inclinaciones con sus manitas unidas mientras murmura algo que no tiendo pero que si entiendo. Por su rostro y su rito, pago gustoso seis yuanes; me sale barato, porque me regala un efusivo beso en la anciana chinaSONY DSCmano y una sonrisa impagable. La niña se quedó contenta y yo llorando por dentro. Hubo imágenes más dramáticas con otros habitantes menos afortunados que prefiero no recordar. Pronto volveremos otra vez a la China grandiosa.

Palacio-de-verano-beijing-china          Alternando con estas recomendables visitas no hay que perderse otras más convencionales pero obligadas, como los Palacios de Verano, El Parque del Templo de Cielo, las Tumbas de los emperadores de la dinastía Ming, y por supuesto la Gran Muralla China. Cada visita nos muestra una faceta de la grandilocuencia del pensamiento chino, que a sí mismo se concebían como el centro del mundo y una raza superior a todas en perfección e inteligencia.

La gran muralla en imagen satélite          La Gran Muralla China es un monumento único en nuestro planeta, parece que la única obra humana detectable desde la luna; Quizás exagerado, no debe ser falso, pues hay fotografias de su visión desde satélite. La visita es impresionante. Su construcción exigió reclutar infinidad de brazos entre esclavos, guardias y campesinos, obligados a trabajar en pésimas condiciones, por lo que murieron infinidad de hombres, dejando múltiples leyendas, como la de Mon-tian-lí, que recorrió más de 1000 km buscando a su marido y terminó arrojándose al mar al descubrir que había muerto en las obras de la muralla. El Murallainicio de su construcción data en más de 2500 años, por acción aislada de cada uno de los 7 reinos combatientes chinos y la amenaza de las tribus del norte. La primera vez que se unificaron los tramos de muralla fue en el siglo III a.C., por el primer emperador Qinshihuang, desde entonces se han reconstruido muchas veces. Va desde el paso de Shanghaiguan en el Mar de China, hasta Jiayuguan en el desierto de Asia Central, desde donde muy bien podría continuarse la marcha hasta Compostela completando una distancia total de unos 12.000 km lineales, lo que multiplicaría la distancia caminada DFE8E472Ahasta cifras impensables. Es descabellado, desde luego, pero físicamente es factible hacer el Camino de Santiago empezando desde el Oceano Pacifico de la China. Habría que atravesar toda la China, parte de Pakistán, Afganistán, Irán, Turquía y entrar en Europa por Estambul, después de hacer una pasadita por Tierra Santa, si se desea. O bien a través de Kazakistán, Rusia y Ucrania, Hungría, Austria, Suiza y Francia, en busca de Le Puy que nos introduciría ya en el Camino Francés hasta el paso de Roncesvalles. Una vez aquí, todo está hecho.

 httpwww.viajejet.comfotos chinagran muralla china         Pero volvamos a la Muralla. En total se han construido más de 6000 km de murallas en China, por lo que en el Norte del país es fácil encontrarse con tramos de muralla más o menos conservados. A 70 km de Beijing está el lugar más famoso: Badaling, el más visitado por ser el más cercano y mejor conservado, por la Fotos 2141dinastía Ming que la restauró a este nivel hace unos 300 años. Está en un paso entre montañas lo que le da un fácil acceso, y la posibilidad de contemplar varios kilómetros de muralla serpenteando entre las montañas. Deambular por ellas entre gran cantidad de visitantes, resulta sobrecogedor, además de agotador, pues son un constante subir y bajar a través de rampas acentuadísimas.

IMG          Entre visita y visita, comida o cena en restaurante chino. No hubo tregua gastronómica, y en China hay que comer comida china. La comida china es buena y variada, pero su modo de cocinar y combinar los alimentos es un tanto sofisticada, lejos del sobrio paladar castellano. Los chinos lo mezclan todo, lo dulce con lo amargo, lo agrio con lo dulce, lo insípido con lo sabroso, lo picante con lo salado, la carne con el pescado, el pato con el cerdo, el arroz con las verduras y con las setas, los cacahuetes con la pasta, las sopas con el fiambre, los chinos mezclan todos los sabores y colores en una ruleta de combinaciones aleatoria. Y no es una exageración, porque es una constante en los 7316099132_ea12a0cd7c - copiarestaurantes chinos una rueda de vidrio giratorio en que jóvenes chinitas van depositando con agilidad multitud de platos diversos que apenas da tiempo a atender como es debido sin que mi paladar castizo pregunte qué es lo que está pasando. La verdura la sirven variadísima pero semi-cruda, buena para la dentadura P2140503pero ingrata para el paladar. El arroz lo sirven pastoso y soso, abunda el jengibre, el apio, el brécol, la coliflor, el bambú, la salsa de soja, los amargos diversos y el te de jazmín. Abundan las presentaciones en que ni la visión ni el paladar orientan a su composición, y mejor no preguntar, porque uno tiene buen saque y se ha propuesto probarlo todo. Para ir catando esto y aquello hay que ir girando la ruleta y sirviéndote lo que te toca delante, sea lo que sea, en un cuenco y un platillo y con Palillosayuda de los palillos, verdadero martirio chino. Menos mal que consentían el uso del tenedor que, en atención a los torpes, como un servidor, ponían discretamente sobre la mesa, gracias a Dios, porque puse buena voluntad con los palillos, pero no hubo manera. No había pan ni cuchillo así que se trataba de arrimar el cuenco al hocico y con el tenedor (o los palillos), trasladarlo a la boca, y repetir la operación hasta saciar el hambre. Los demás terminaban antes o yo después, lo cierto es que solía terminar el último, porque soy concienzudo como sabéis, y me gusta hacer las cosas bien. Diez días ingiriendo a ese modo y ritmo fue demasiado para algunos, aunque un servidor aguantó el tirón dignamente hasta el final, y hasta acabé cogiéndole el gusto. Si no es por los palillos, que me los traje de recuerdo, serie todo un experto. A ver si para el próximo viaje entreno un poco.

 IMG_0001         Y entre monumento y restaurante, visita a alguna fábrica de manufactura china en que se nos mostraba primero el proceso de elaboración y luego se nos pasaba a amplísimas salas con expositores del producto en cuestión. Así pudimos visitar la producción de cloisoné, de perlas de agua dulce, de seda. Se podían comprar IMG_0003buenos productos, aunque a precios algo mayores que en los mercadillos populares, aunque con garantía de que comprabas lo que comprabas y no una imitación; los chinos superan a los japoneses en el arte de la imitación pero inmersos en la piratería en gran escala. No hay marca ni producto que no esté copiado con todo descaro de detalles, hasta de los emblemas IMG_0008y logotipos. También está asegurado el deporte del regateo. Los más peleadores podían dividir por 4 el precio de salida. Yo solía conformarme con dejarlo en la mitad. Soy poco fenicio y mal negociante, y el chino se da cuenta de esto pronto. Cuando ya me quedaban pocas divisas pedía a los más audaces que pujasen por mí. Gracias a eso pude traer a mi mujer dos preciosas chaquetas estampadas y un bellísimo pañuelo de seda. A mis hijos unas cajitas de artesanía china. Lo mío me lo traje puesto.

Fotos 2310          Y por supuesto los conciertos. No está bien que yo lo diga, pero mi coro es soberbio, y en China nos entregamos de pleno. El público lo detectó y nos lo premió con aplausos efusivos y puesta en píe de reconocimiento. El programa se componía de dos partes divididas. La 1ª ofrecía una mirada histórica sobre la música española, desde el Renacimiento hasta autores contemporáneos. La 2ª ofrecía una selección de coros 101_5012de zarzuela, con especial hincapié por los temas madrileños, insistiendo en los temas populares de gran fuerza rítmica y melódica. Fue un exitazo que redondeamos con la propina final, la canción tradicional china Mo Li Hua (La Flor del Jazmín), música que el director chino Zhang Yimou utilizó en la presentación de China en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Atenas, y que aquí desató la emoción entre intérpretes y oyentes. Los periódicos españoles y el telediario de TVE recogieron el acontecimiento. Y el Director General de Promoción Cultural, nos felicitó efusivamente con orgullo de poder mostrarse ante las autoridades chinas el embajador de Pekín y el Consul de Shangai. Unos y otros afirmaban que nos esperan el próximo año. Sería un placer repetir esta peregrinación.

 Confucio, 1770. (Colección Granger, Nueva York vía Wikimedia)         Entre una y otra de las muchas visitas que realizamos y sus correspondientes traslados, nuestra guapísima guía china Claudia en un castellano cautivador por su dulzura y su cálida entonación, nos iba enriqueciendo en los más diversos aspectos de la China y de sus gentes. Así nos enteramos que los chinos, bajo su aspecto sumiso y servicial, se han considerado siempre el ombligo del mundo, poseedores de todas las perfecciones morales e intelectuales y administradores del Reino Central del Mundo. Eso les concedía derecho a ser crueles y vengativos, no por defecto sino por virtud. fen liSon además un pueblo muy supersticioso. Un matrimonio chino no puede compartir una pera sin riesgo de separación, la comparten con un tercero o no hay pera que valga. No se puede regalar un reloj con péndulo a un anciano, es como evocar su muerte. Tampoco hay que regalar zapatos a nadie, es de mal fario. Están llenos de creencias de este tipo. El color alegre es el rojo, ideal para las novias y para las celebraciones festivas. El blanco como el negro, son colores serios, propio de ceremonias o funerales. Los números son todo numerosun marco para el presagio y la cábala. Por su pronunciación, los números conllevan un significado ideológico paralelo, así el 4 es la muerte, el 6 buenos augurios, el 8 fortuna económica… Otros tienen valor neutral, así el 1 es ir, el 2 hijo, el 5 yo, el 7 esposa. Es fácil que las situaciones de asignación numérica genere gran inquietud en los chinos, como la adjudicación de la matrícula del coche, o el número del móvil o el teléfono fijo, porque combinaciones como el 514 significan “yo voy a morir”, o bien la defunción puede ir dirigida hacia el hijo o la mujer, o por el contrario puede indicar que pronto seré rico o me irán bien las cosas.

Imagen tradicional china. lilianaelena.com          Los chinos tienen gran cantidad de refranes y proverbios, hay una ancestral tradición en ellos. Algunos tienen un sentido equivalente a los nuestros. Matar dos pájaros de un tiro es expresado por los chinos como matar dos buitres de un flechazo. Ir por lana y volver trasquilado se expresa como ir por pollo y volver con el paquete de arroz vacío. Poderoso caballero es don dinero se expresa como “los que queman dinero, pueden mandar al demonio moler trigo para ellos”.

El mundo es un invento chino. Ilustración de Sheila Alvarado.          Los chinos son un pueblo ingenioso e inventivo, descubridores entre otras muchas cosas de la pólvora, la imprenta, el papel y la brújula, hallazgos que revolucionaron la humanidad. Su historia es una compleja e irresumible sucesión de guerras y revoluciones (como el resto del mundo), caracterizada por una larga duración del feudalismo, que se dilata desde la antigüedad hasta la edad contemporánea, y con un trasfondo de crueldad y sadismo muy presente en el autoritarismo chino. Ese curioso desfase entre un pueblo creativo y un feudalismo fustrante y dilatado puede explicar la fuerza con que triunfó la revolución comunista y que esta revolución se esté diluyendo también con rapidez como una bruma, guardando las formas y sin defenestrar al líder, pero cambiando con rapidez hacia una liberación de cara a un mundo que se impone en sus criterios de libertad y de mercado, al que China, superados los fanatismos y aniquilado el imperialismo feudal, no está dispuesto a darle la espalda en defensa de supuestos principios ideológicos. Son listos y creo que están sabiendo encontrar la forma de mantener las formas y abrir las ventanas, de nadar y guardar la ropa.

150611103933_edificio_china_640x360_bbc_nocredit          Distintas razones me hacen verlo así. Lo primero es la que gozamos siempre de plena libertad de movimientos para ir y venir por donde y cuando quisiéramos, lo que se dio tanto en Pekín como en Shanghai (hace no mucho las cosas eran de otro modo). Es cierto que teníamos guía para visitas pero quien quería podía independizarse del grupo y hubo tiempo libre que cada uno ocupó como quiso. La segunda se deduce de la visión de la TV y la publicidad, de la flexibilización de criterios laborales y de mercado sobretodo en amplios territorios geográficos como china-shangai01Hong Kong y Shanghai por la gran influencia anglosajona y occidental. Se conservan las formas y los símbolos, sin duda, pero el cambio es evidente. Si Mao levantara la cabeza… vería que las cosas ya no son lo que fueron. La caída del muro de Berlín y de la URSS, el problema demográfico chino y el futuro (olimpiadas de 2008 y Expo de 2010) empujan a un aperturismo imparable. Cierto que el turista solo ve parte y que habrá cosas que sigan igual, pero creo que el gran cambio de China está en marcha, y si logran controlar su demografía y su piratería, están destinados a ser una potencia mundial de primer orden. Tienen materias primas excelentes, mano de obra barata, gasolina en parte propia y económica (3,6 yuanes litro = 0,33 euros litro), y un gran mercado propio que desarrollar y ajeno que consolidar donde ya se cuelan con frecuencia por sus precios.

La diversidad étnica y religiosa de Asia es uno de los aspectos que hacen al continente único      China es un enorme país multinacional y multicultural que mantiene unificadas 56 etnias distintas. Equivale a un continente entero que dispone de todos los climas y condiciones geográficas y recursos propios de energía, de agricultura de pesca, y una fauna y una flora variadísima. Tiene cinco grandes ríos que dotan al país de una magnífica dotación fluvial y acuífera. Acorde con la Gran Muralla y su magno significado, construyeron un Gran Canal en dirección Norte-Sur para optimizar los transportes de mercancías por el país.

Dos pandas del zoo de Madrid      Un emblema prototipo de la China es el oso Panda, del que quedan 900 ejemplares en China, 17 de ellos en el zoo de Pekín, donde los cuidan y los educan para que asuman mejor el cuidado de sus crías, con lo que están mejorando la supervivencia de esta especie amenazada.

Beijing gym 3Fotos Beijing public exercise equipment          China es un país que brinda culto al cuerpo y a la salud. El Tai Qi y la gimnasia física y mental al aire libre, la acupuntura tradicional, la reflexología y los masajes son distintas formas de esa misma idea. El masaje es toda una cultura con gran atractivo para el tenso turista. Es una actividad seria que en su deformación puede asociarse al comercio del sexo. No peluqueria2-265x400es raro que junto al masaje más o menos formal se ofrezca a los hombres un “completo”, en que la solícita “masajista” se ofrece a lo que el cliente pida, sin límites. Hay incluso centros encubiertos, aunque tolerados, en que se ofrecen estos servicios bajo la apariencia de peluquería. Los chinos ironizan diciendo que no es lo mismo ir a la peluquería que ir a cortarse el pelo. Fuera de esta deformación, el masaje es toda una cultura entre los chinos, de la que son maestros.

IMG_0003          También tienen gran tradición y escuela en el mundo de la acrobacia. En los espectáculos y circos siempre han tenido gran prestigio. Asistimos a un teatro en que admiramos números variadísimos, por niños y jóvenes completando un espectáculo soberbio con exquisito cuidado del vestuario de los colores, de los movimientos escénicos y del fondo musical. Nunca he disfrutado tanto viendo un IMG_0001espectáculo circense en que se manejaban con maestría los platillos, el equilibrio, el contorsionismo, las bicicletas, el malabarismo, los aros, el diábolo, los mástiles y sobretodo la fantasía.

IMG_0005          El baile y la música chinas constituyen un delicioso espectáculo que hay que saborear en las frecuentes oportunidades que se ofrece a los turistas si, como es el caso, son IMG_0007músicos y artistas. Son artes a menudo en mano de niños y mujeres, donde se cuida mucho la estética y el colorido de las presentaciones.

IMG_0006          Ir de compras en los mercados populares constituye una aventura inenarrable. Ya sea en un edificio específico de cuatro plantas como el mercado Hongquiao de Pekín, o al aire libre en plazas públicas con este fin, o barrios de sabor típico dedicados por entero al comercio como el Yuyuan Garden de Shanghai, o pueblos que hacen del comercio turístico su modo de vida como Zhu Sha Jiao (la Venecia china). El arte y el espectáculo del regateo es una actividad necesaria en China en sus múltiples áreas de compras, en donde todo puede encontrarse y a cualquier precio.

IMG_0010          No puede faltar un paseo por el Malecón de Shanghai donde hasta no hace demasiado los ingleses prohibían pasear a los perros y a los chinos, y desde donde pueden verse vistas fabulosa del Shanghai moderno que supera cualquier ciudad occidental, incluidas las norteamericanas, y puede admirarse el Manhatan chino con rascacielos de ensueño. Junto a rascacielos soberbios y otros en construcción aún, hay un solar destinado a ser el edificio más alto del mundo con unos aros gigantes en su cima para el paso de helicópteros. El no va más que no tardará en ser superado por los propios IMG_0012chinos. Un fin de jornada ideal puede incluir un paseo fluvial nocturno por el río Huang-Pu antes de su desembocadura en el estuario del Yang-Tse-Kiang, y ver la ciudad iluminada de mil luces y colores hacer guiños a los turistas y a los enamorados; o pasear por la antigua colonia francesa que ha mantenido sus edificios coloniales por fuera pero renovándolos por dentro y convirtiéndolos en zonas destinadas a copas y alterne. Y descubrir el atractivo de la zona moderna de la ciudad, con edificios colosales como el Museo de Shanghai, o el Teatro de la Ópera, o el Jin Mao Building, o el Puente 11182114_1Colgante Nanpu, aspectos que nos descubren que estamos en una amplia región en construcción permanente. Hay más de 20 mil proyectos realizándose, y 5 mil mega proyectos, bajo la dirección de 27 mil compañías que construyen túneles, autopistas, hoteles, villas, canchas de golf, paseos públicos, clubes y todo lo que uno se pueda imaginar. Es una explosión capitalista en un país comunista que busca convertir la ciudad en el primer centro IMG_0011mundial comercial y financiero. Y no se debe perder la ocasión de pasear por la asombrosa calle peatonal de Nanjing, donde ni mi moral de cristiano viejo ni mi castigada cartera me permitieron aceptar las tentadoras ofertas de encantadoras señoritas: mi only walking, terminaba diciéndolas cuando por mi sonrisa sociable parecían entender que el cliente estaba en el bote.

IMG_0001          Especial significado tuvo para mí la visita al Templo del Buda de Jade. Contemplé con admiración y respeto la devoción que las multitud de gentes dedicaban a las distintas figuras de Buda desplegadas por distintas salas y parques del templo, como le rezaban, que fervorosos ritos le dedicaban quemando IMG_0004hierbas o incienso o papeles donde se invocaban a sus difuntos o sus seres queridos. Me sentí bien allí y pese a mis supuestas exigencias doctrinales de cristiano viejo, no tuve el menor reparo en dirigir unas palabras al mismísimo Buda. Me escuchó, hicimos buenas migas, me dijo que conocía bien a Cristo y a Santiago IMG_0002 (2)y su Camino, que eran buenos amigos suyos y sin darme mas explicaciones intuí que lo que defendemos y veneramos unos y otros en buena medida es una misma cosa. No me quedó más remedio que encomendarme a su protección y dedicarle unas reflexiones que resultaron ser una oración.

          Sin saber como nos vemos en nuestro autocar camino del aeropuerto de Shanghai de regreso a casa vía Paris. No olvidaré nunca el afecto y la dulzura que nuestra pekinesa guía Claudia puso en una IMG_0008bellísima canción de despedida. El aplauso y los bravos que la dimos fue atronador. Se emocionó y nos emocionamos. Y tiempo después, no sin un ajetreado y meticuloso embarque, el avión de Air France emprendía el regreso, de nuevo en paralelo a la Vía Láctea, pero esta vez siguiendo en dirección Oeste, como el Sol que se oculta en Finisterre, como los peregrinos que buscan Compostela.

IMG_0004          Al sobrevolar los Pirineos sentí un cosquilleo en mis pies y un impulso interior me hizo gritar por dentro ¡¡YA VUELVO!!. Me vino a la mente el grito que los chinos y los visitantes a las tumbas de la dinastía Ming, hacen supersticiosamente a su retorno por el umbral de la puerta funeraria imperial acabada la visita, para recordar a la muerte que aún no les toca ese trance, no vaya a ser que se confunda. ¡¡YA VUELVO!!, grito desaforadamente por dentro pensando en mi mujer y mis hijos. ¡¡YA VUELVO!! grito pensando en mi familia y mis amigos. ¡¡YA VUELVO!!, pensando en los foros que frecuento. ¡¡YA VUELVO!! digo mientras pienso en el Camino de Santiago. Tengo que ir a Compostela para contarle al Apóstol las cosas que he charlado amistosamente con Buda.

          Ya he vuelto amigos; volveré a irme y volveré a volver mientras pueda, porque la vida es un continuo ir y venir, dar y recibir en una rueda continua que no para. Y vosotros que lo veáis mucho tiempo.

Esta entrada fue publicada en 14- Las Tribulaciones de un peregrino en China, F- CRÓNICAS PEREGRINAS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s