21- La Zanfona entre el pasado y el futuro

 O vello da zanfona (Anselmo Antonio “Peretes”). Fotografías de Francisco Zagala, c. 1885. Do arquivo do Museo de Pontevedra.         La Zanfona es el instrumento musical mas tradicionalmente vinculado al Camino de Santiago, debido a que, en su evolución, se convierte en el instrumento predilecto de los músicos ambulantes, motivo por el que se introdujo y se propagó en España precisamente a través del Camino de Santiago, y especialmente en Galicia, al tratarse de un instrumento característico de la música celta con gran arraigo en la música popular gallega.

          Instrumento inusual que el diccionario de la Real Academia Española define erróneamente como “Instrumento musical de cuerda, que se toca haciendo dar vueltas con un manubrio a un cilindro armado de púas”, definición que encaja con un organillo o una caja de música, pero no con una zanfona. El equívoco se debe a su antigüedad y a los muchos nombres con que se le ha denominado según lugar y época: Armonía, Cinfonia, Çinfonía, Çanpoña, Chifonía, Chinfonia, Gaita de rabil, Gaita zamorana, Lira alemana, Lira rústica, Organistrum, Rota, Rota britannica, Sanfona, Sanfonia, Simphonia, Sinfonía, Symphonia, Symponia, Viela, Viola, Viola de amor, Viola de rueda, Zanfona, Zanfonia, Zanfonía, Zanfoña, Zamponna, Zampoña, Zarrabete.

zanfona 1          La zanfona es un instrumento de cuerdas que suenan por la frotación de una rueda resinada que gira por acción de una manivela y cuyo sonido se modula a través de un teclado que da una escala cromática de dos octavas de extensión. Tiene tres cuerdas principales o cantoras que llevan la melodía, y otras dos o más, acompañantes o bordones, que dan un sonido simultáneo, uno grave y fijo a intervalo de octava, y otro agudo a intervalo de quinta. Hoy hay zanfonas que van sumando avances técnicos que mejoran su agilidad y su extensión sonora, pero el mecanismo básico es el mismo: la frotación de las cuerdas por una rueda movida por la manivela que el músico gira con la mano derecha y con la izquierda acciona las teclas para modular la melodía.

          Puede encontrarse en la mayoría de los países de Europa con distinto grado de arraigo. En algunos ha desaparecido, pero hay pruebas de su existencia. Surge de la evolución del organistrum (ver organistrum), instrumento medieval con el mismo fundamento mecánico pero de gran tamaño y peso, requiriendo ser accionado por dos personas, y de teclado por tracción y de una sola octava de extensión, lo que le hace lento, apropiado para el acompañamiento del canto religioso polifónico en ámbitos monásticos y eclesiásticos.

Zanfona 2          Adquiere su identidad cuando el organistrum reduce su tamaño y el teclado se hace de pulsión y aumenta su extensión, lo que viene a ocurrir hacia el siglo XIII, con lo que la zanfona, sale de los templos y adquiere su identidad como acompañante del canto profano, pues su sonido polifónico moderado le hace idóneo para acompañar canciones y romances que entona el propio músico. Se convierte pronto en un instrumento de juglares y trovadores, idóneo para cantos de peregrinos en el Camino de Santiago, con lo que se hace un instrumento popular. Pero en el siglo XV cae en decadencia al convertirse casi en exclusivo, en recurso de mendigos y ciegos, que le lleva incluso a ser conocido como lira mendicorum, por lo que cae en desuso o se convierte en un instrumento marginal, arcaico y desfasado.

zanfona 3          En el siglo XVIII, en la corte de Luis XV, la zanfona resurge con inusitada fuerza y dado la influencia francesa en la cultura, se pone de moda en Europa, así que este viejo instrumento caído en desuso y populismo, se convierte en entretenimiento de la burguesía, la aristocracias y los intelectuales, como el filósofo Jean-Jacques Rousseau y la misma Maria Antonieta, con lo que cobra protagonismo en ámbitos cultos, tiende a adquirir forma de laúd, incorpora mejoras técnicas y es cuidado y ornamentado al gusto de la época. Se hizo muy famoso el compositor Michel Corrette, autor del método “La belle Villeuese” para zanfona, del que impartió clases en la alta sociedad, y para el que compuso varios conciertos.

ciegozanfona          Tras este auge, con la Revolución francesa y el desarrollo técnico de otros instrumentos de cuerda, la zanfona pierde el favor de la alta sociedad y retorna al ámbito popular en el siglo XX. En Francia lo hace con arraigo al folclore popular y la danza, y en España pasa a manos de músicos ambulantes, mendigos y sobretodo ciegos, que durante algunas décadas era frecuente encontrar en la Puerta Santa de la catedral compostelana y en algunos otros focos del Camino de Santiago, haciendo corro y ganando algunas monedas. Contribuye a la supervivencia del instrumento, pero descuidando el mantenimiento y el arte del instrumento, que pierde calidad sonora y llega a ser etiquetado como vulgar y malsonante. Su supervivencia queda amenazada, entrando en un peligroso círculo vicioso en que la escasez de intérpretes motivaba la falta de artesanos y viceversa.

faustino_santalicesPerfecto feijoo          En España llega casi a desaparecer, a excepción de algunos especialistas que logran salvarlo de la extinción. Galicia será su principal foco de recuperación. Perfecto Feijoo (1858-1935) y sobretodo Faustino Santalices (1877-1960), mantuvieron viva, aunque escasa, esta tradición. Santalices investigó y documentó su historia, grabó en 1949 el primer disco íntegramente interpretado por zanfona, escribió en 1956 su monografía “La zanfona”, y creó el taller-escuela de la Diputación de Lugo para que el instrumento no se perdiese, y a través de sus discípulos, poco a poco va recuperándose la afición por este instrumento que, a lo largo de la historia, ha sufrido grandes altibajos.

Carlos do Viso          Hoy ha superado el riesgo de extinción al que estuvo expuesto y ahora hay un notable resurgimiento tanto de artesanos que construyen buenas zanfonas como de músicos y grupos que hacen que la zanfona se entienda como un instrumento histórico entrañable y apreciado, dentro de la música folclórica, pero sin cerrar opciones a las nuevas tendencias musicales.

          En el seno de esta corriente de recuperación ha surgido la “Sociedad Ibérica de la zanfona” que organiza cursos de aprendizaje y perfeccionamiento y se encarga de divulgar el instrumento, que a pesar de su elevado costo por la complejidad de su construcción, va ganando adeptos entre las nuevas generaciones de músicos y aficionados.

          Actualmente la zanfona recupera, a través de la tradición folclórica su lugar, tanto en España como en el resto de Europa. Y en cada sitio tiene su denominación: sanfona en Portugal, zanfonía en Galicia, zabarrete en el País Vasco, viola de roda en Cataluña, vielle à roue en Francia, ghironda en Italia, hurdy-gurdy en Gran Bretaña e Irlanda, draailier en Holanda, drehelier en Alemania, lira en Suecia y Rumania y tekero en Hungría. Y surgen festivales internacionales de música tradicional, como el de Saint-Chartier (Francia), que reúne a intérpretes, luthiers y enamorados de la zanfona de todo el mundo por unos días.

zanfona contemporaneazanfona española

         

          La propia historia de la zanfona lleva a que hoy exista una diferencia entre la zanfona francesa y zanfona ibérica tradicional o si se quiere zanfona gallega. La francesa suele adoptar la forma de laúd, e introduce innovaciones técnicas que evolucionan hacia la zanfona contemporánea, la más característica es la pieza llamada perro (chien) que introduce opciones rítmicas al instrumento. La zanfona ibérica (o gallega) suele mantener una escotadura o cintura en forma de guitarra y se mantiene más fiel a los criterios tradicionales. Pero también admite las mejoras técnicas de la zanfona francesa si el músico lo desea, de modo que la diferencia entre una y otra no es demasiado significativa y depende más bien de la preferencia del intérprete. Ambas image022ofrecen opciones de futuro similares, con posibilidades de servir a la música de hoy y salvar los prejuicios de valer solo para música del pasado o popular. Muestra de ello es su adaptación a la tecnología digital (MIDI) en su teclado, lo que no es más que una curiosidad, pero que nos habla de que este instrumento, en su día olvidado y anclado en tipos reducidos de música, quizás no haya alcanzado aún sus cotas verdaderas de desarrollo y calidad. Zanfona Midi (Leovigildo Santamaría Gonzalez)Sin traicionar su alma ni su historia, igual que supo adaptarse a las manos grasientas de los frailes, las huesudas de los ciegos y las bien cultivadas entre talcos y afeites de los cortesanos, quizás su eterna rueda giratoria y su manivela no hayan terminado de buscar manos que sepan sacar todo lo que este viejo instrumento guarda en sus entrañas.

Esta entrada fue publicada en 21- La Zanfona entre el pasado y el futuro, B - MÚSICA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s