11- La magia de Compostela y la Fuente de Rúa Franco

Nueva_imagen_10_          En Septiembre de 2014 entré nuevamente en Compostela como peregrino. Esta vez fue siguiendo la ruta del llamado Camino Inglés, desde Ferrol. Elegí esta ruta porque pasaba por Puentedeume, histórica y marítima población gallega donde los hermanos Solana tenemos raíces de infancia feliz, y dado que esta ruta la hacíamos mi hermano Luis y yo en homenaje de otros dos hermanos Solana recientemente fallecidos.

          El Camino volvió a cumplir con creces las expectativas que ponemos en él, y camino y homenaje merecieron mucho la pena.

IMG_20140906_182718 - copiaIMG_20140906_182655 - copia          Impregnado por esa especial sensación, tras obtener los certificados vicariales in memoriam en recuerdo de nuestros hermanos fallecidos, encontramos un consuelo insospechado, y Compostela nos enseñó una vez más su magia, que surge hasta en los lugares más habituales, que pueden quedar inadvertidos si no reparamos en ellos. Este es el caso de un lugar emblemático vinculado de lleno con la vieja Tradición Jacobea, que brota a cada paso y a cada piedra en la vieja ciudad del Apóstol.

P1040547          Actualmente el lugar del número 5 de la Rúa Franco, está señalado por una placa que identifica una legendaria fuente que la tradición reconoce como el lugar Rotación deP1040539donde los bueyes que trasladaban los restos apostólicos, se detuvieron sin querer continuar la marcha. Los discípulos entendieron esta circunstancia como una señal que indicaba que debía de ser enterrado en las inmediaciones de este lugar, donde encontraron un mausoleo funerario en el que lo depositaron. Otra vieja leyenda cuenta que esta fuente brotó milagrosamente por acto del propio apóstol durante su predicación por aquellas tierras, y se cita en algunas fuentes su poder curativo y milagroso.

          Me cuenta mi gran amigo y anfitrión Manolo R., que éste era uno de los lugares de la ciudad al que más acudían los peregrinos. Aquí fue donde Franco de Siena, tras peregrinar a Santiago en el siglo XIII, y dando nombre a la rúa, bebió sus aguas y recuperó la vista milagrosamente. En agradecimiento donó su bordón, que permanece guardado en el relicario catedralicio, junto al bordón del apóstol.

DSC01265 (3)          Un poco a la derecha de la fuente esta la capilla de Santiago, originalmente muy antigua aunque de moderna factura. Recuerda el origen de estas tradiciones y surgió como lugar de devoción, visitado por multitud de peregrinos desde la Edad Media, que acudían aquí para beber el agua milagrosa, oír misa y realizar una ofrenda. Un pequeño altar neoclásico muestra los motivos jacobeos de la concha y el bordón y una imagen de Santiago ataviado como peregrino, y un limosnero en su umbral anuncia la tradición de la fuente y de las ofrendas.

          Con el sabor de la magia compostelana dejo una vez más la ciudad del apóstol donde, como la sombra nocturna del peregrino escondido, permanece una parte de mi corazón y de mi alma.

Esta entrada fue publicada en F- CRÓNICAS PEREGRINAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s