10- El Peregrino Escondido

  tg_carrusel_cabecera_grande[1]        En la entrañable y emblemática plaza de Quintana de Mortos, en un rincón muy próximo a la de Platerías, casi en la base de la mítica Torre Berenguela, diariamente acontece una misteriosa visita que solo se hace real cada

noche, cuando el sol se ha escondido, ha cesado ya su función de alumbrar el día, la basílica ha cerrado sus puertas y solo aparecen las luces y las sombras nocturnas de la vieja Compostela.

 

  IMG-20150613-WA0004      En la esquina próxima a la Puerta Real de la Catedral de Santiago se levanta una de las graníticas tomas de tierra de los pararrayos catedralicios. Si hacemos una visita nocturna a este rincón nos encontraremos, por el efecto mágico de la iluminación noctámbula, con la sombra de un peregrino histórico con su sombrero y su bordón que parece estar esperándonos hasta el amanecer.

          Cuenta la versión más ambigua de la leyenda, que es la sombra que acompaña al peregrino durante su camino pero solo es aquí donde puede encontrarse con ella, y que a partir de ese momento, acompañará al caminante en su vida… la sombra del Peregrino Escondido, como se le llama, que de algún modo representa, por tanto, nuestro encuentro con nosotros mismos al final del Camino.

  IMG4299neatsunshine[1]        Cuenta una versión novelesca y soñadora, que la sombra es de un canónigo enamorado de una religiosa del convento de San Paio que, acudía cada noche al encuentro con su amor a través de un pasadizo entre la Catedral y el convento, esperando el momento de la pasión para proponer una fuga que no llegó nunca pero que sigue esperando todas las noches.

          Aún hay una versión de la leyenda, mucho más heroica y peregrina, que pone nombre y apellido a la sombra, la del noble peregrino Leonard du Revenat, que peregrinó a Santiago de Compostela en el siglo XV para conseguir la indulgencia plenaria de su vida criminal, aunque a costa de penar sus muchas faltas y crímenes cometidos incluso durante su peregrinación.

IMG-20150613-WA0005          Pero yo creo mas bien que la sombra del Peregrino Escondido no tiene nombre, o que tiene el nombre de peregrino que acude a ese rincón a visitarla y descubrirla cada noche. Esta leyenda no tiene nombre, es anónima, es la sombra del peregrino que llega a Compostela, porque todo peregrino que llega a la ciudad del apóstol deja, para siempre, una parte de sí mismo.

Esta entrada fue publicada en F- CRÓNICAS PEREGRINAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s