11- Santiago como camino de comprensión teológica.

Apostol Gloria          En conversaciones con diferentes interlocutores sobre mi visión de la Tradición Jacobea, mi propuesta ha sido, en esencia, la de considerar la figura del Apóstol Santiago como una raíz importante y necesaria en el Camino de Santiago por ser parte de la identidad misma del Camino. El estudio meticuloso de la Tradición Jacobea como origen del Camino de Santiago me ha llevado a una comprensión de la figura del Apóstol Santiago, y este entendimiento ha sido un instrumento de comprensión de la figura de Jesucristo. Mis estudios sobre la Tradición Jacobea me condicionan como cristiano hasta encontrar que Santiago también es un camino idóneo de acercamiento a la comprensión de Dios y de Cristo.

 teología         Debo empezar reconociendo que mi visión de Dios y de Cristo es un tanto incierta, que es una cuestión que siempre me ha quedado grande, con dudas e incertidumbres inevitables. Las grandes disertaciones teológicas sobre Dios, La Santísima Trinidad, la Divinidad de Cristo siempre me parecieron que, lejos de acercarnos a la comprensión de Dios o al menos a su facilitación como tema abordable desde algún nivel de la razón humana, nos muestran la cuestión como un tema de fe con categoría de dogma o fundamento básico innegable de la doctrina católica que no admite cuestionamientos.

 Retyratoi de San Agustin. Caravagio         Históricamente la imagen de Dios se plantea a menudo como un enigma insondable, como un conocimiento que escapa de nuestra capacidad de comprensión humana. El ejemplo más significativo es San Agustín que dedica gran parte de su labor y de su vida al esfuerzo vital por comprender y formular con palabras el misterio inefable del Dios trinitario, siendo su obra «De Trinitate» el más imponente monumento literario dedicado a la disertación teológica trinitaria cuyo punto de partida y de llegada es la fe eclesial en el Dios trinitario: «Tres Personas distintas y un solo Dios».

San Agustín y el niño. Parroquia de Santa Rita, Madrid          Es muy conocida la tradición de San Agustín y el niño, fruto precisamente del mucho tiempo a reflexionar sobre el misterio de la Santísima Trinidad. Mientras Agustín paseaba un día por la playa, pensando en el misterio de la Trinidad, se encontró a un niño que había hecho un hoyo en la arena y con una concha llenaba el agujero con agua que iba trayendo del mar. Al preguntarle San Agustín por qué lo hacía, el pequeño le dijo que intentaba vaciar toda el agua del mar en el agujero en la arena. San Agustín le dijo al niño que eso era imposible, a lo que el niño respondió que más imposible aún era tratar de descifrar el misterio de la Santísima Trinidad. La moraleja de esta historia es que la cuestión de Trinidad no es abordable por la razón, solo por la fe.

 37847         Que Dios, Uno y Trino, me perdone pero no me conformo con este planteamiento alegórico que parece proponer la renuncia a la razón humana. Ya las propuestas de Aristóteles sobre Dios como motor y causa necesaria de todo, adaptadas luego Por Santo Tomás, son un magnífico acercamiento a la comprensión de Dios desde la lógica aristotélica. Y la visión que la filosofía del vitalismo homeopático tiene del ser humano como la conjunción trinitaria de cuerpo (materia), alma (o principio vital integrador) y espíritu Espíritu, alma y cuerpo(principio de trascendencia), es una aproximación muy razonable al problema. Es solo un esquema que se desarrolla y desglosa en las ciencias del hombre (anatomía, fisiología, patología, psicología, antropología y todas las ciencias que estudian al hombre).

tri1              Aceptando que el hombre se ha formado a imagen y semejanza de Dios, cabe concebir a Dios trinitario con este mismo esquema en el nivel de la perfección suma. Esta visión no es irreverente, es una propuesta que permite entender, de modo parcial e imperfecto (como todo intento humano) la naturaleza trinitaria de Dios, en lugar de la decepcionante y frustrante del dogma insondable, innegable y asumible solo desde la fe. No es irreverencia exponer que el que Dios sea Uno y Trino es un planteamiento lógico, natural y comprensible a la razón humana. Otra cosa es que la dimensión del concepto tenga límites inabarcables por el hombre como ocurre con la eternidad o la infinitud.

Nueva imagen (6)          Mi infancia y juventud me retrotraen a un tiempo en que la docencia religiosa recurría demasiado a la imagen de un Dios Padre basada en la autoridad y el poder, en la justicia exigente y el castigo, un Dios que manda un Diluvio Universal para destruir el mundo, que lanza tormenta de fuego y azufre para destruir ciudades y regiones, que envía un ángel exterminador de los primogénitos del pueblo egipcio, que castiga a su pueblo a vagar 40 años por el desierto, que es innombrable, intocable que no puede ser mirado, que nos espera en el Juicio Final donde seremos juzgados. Es decir, la imagen de un Dios distante, severo, exigente, vetusto y enojado.

 Nueva imagen (7)         Dios Espíritu Santo se define como la acción de Dios en el mundo, una compleja noción teológica de muy difícil comprensión que ha sufrido múltiples interpretaciones en las diferentes escuelas teológicas, generando controversias y crisis cismáticas.

5193196ascension          Dios Hijo, más cercano por su condición humana, se mostraba sobretodo en su dimensión sobrenatural o divina en escenas como la ascensión a los cielos, andar sobre aguas, o en estado de transfiguración. Antes se abusaba demasiado de esta imagen enigmática de Cristo en vez del planteamiento, por fortuna hoy más común, de un Cristo humano que sale a nuestro encuentro y que viene para quedarse con el hombre.

 

trinidad         Y, en general, los planteamientos teológico acerca de la Santísima Trinidad han generado todo tipo de dudas, interpretaciones, discrepancias, herejías, condenas, incomprensiones, intransigencias y cismas, en donde tanto el ser humano como la Iglesia ha sido capaz de lo mejor y de lo peor. Ni la intransigencia ni la imposición son vía de acercamiento hacia Dios, todo lo contrario, son mecanismos fundamentalistas que fácilmente generan duda, miedo, incomprensión e incluso rechazo.

  perispirito        Todo lo dicho no busca romper ni reprochar ni sentar cátedra de nada. Busca abrir ventanas y desatar nudos gordianos dogmatismos innecesarios. Dios es un principio superior que no por ello tiene que ser incomprensible ni definido por planteamientos fundamentalistas intransigentes. Hay herramientas de comprensión que son naturales y factibles a la razón humana. Los planteamientos del Vitalismo Homeopático creo que son los que mejor sirven de puente de comprensión entre lo físico y lo metafísico.

Nueva imagen (9)          Vuelvo a la Tradición apostólica para proponer ahora que los primeros apóstoles constituyen el mejor camino de comprensión de Cristo. Ellos fueron los primeros en seguirle y comprometerse. ¡Que verían en El que dejaron todo y dieron su vida!. Ellos fueron los primeros en recorrer el trayecto de verle como un líder terrenal a comprender su dimensión divina por encima de la muerte física, y fueron capaces de asumir sin reservas la renuncia y la entrega a su misión evangélica. Lo que empezó siendo una aceptación intuitiva de su carisma divino terminó siendo el conocimiento cierto de la naturaleza divina de Cristo y su significado.

  Nueva imagen (10)        Y de entre los Apóstol, En España, ninguno mejor que Santiago el Mayor, uno de sus apóstoles predilectos, por su vinculación con nuestra tierra y por los múltiples valores que ayer como hoy transmite el Camino de Santiago. Desde la comprensión de la Tradición Jacobea el Camino de Santiago es el escenario perfecto de encuentro con Dios y con uno mismo, de encuentro con los demás en un marco de solidaridad, de ausencia del protagonismo que condiciona la profesión, la condición social, la edad, la raza o el sexo, de vida plena lograda con poco medios, de superación de fatiga y contratiempos, de ruptura de las ataduras sociales, horarios, obligaciones y prejuicios, y se afronta la realidad personal a cada instante y cada paso dando lo mejor de uno mismo desde la concepción de una vivencia superior y transcendente que nos acompaña.

  peregrinos-Camino-Santiago        La cultura jacobea nacida de la Tradición del Apóstol Santiago, es un espacio idóneo para la vivencia personal, tanto desde el culto y la fe cristianas, como desde la vivencia pragmática del Camino, en donde lo sagrado y lo profano van de la mano. Santiago y su Camino son una evidencia actual de que merece la pena aceptar el compromiso de Cristo, y que este compromiso llena de contenido la vida humana.

Esta entrada fue publicada en 11- Santiago como camino de compresión teológica, C - ARTÍCULOS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s