4- ¡Ultreia, vamos, ánimo, adelante y que Dios nos ayude!.

n_a - copia          Soy peregrino tardío ya que descubrí el Camino siendo talludo en años, cuarentón más cerca de los cincuenta que de los cuarenta, casi centenario en kilos y peinando pocas canas en mi generosa alopecia hereda de mis antepasados. Siempre entendí que ser peregrino no es una cuestión de muchos kilómetros en las piernas, sino de una disposición del espíritu. Es el propio Camino, más allá de plazos o distancias, quien te licencia como peregrino cuando lo vives, cuando lo sientes, cuando te acuna en sus albergues, cuando ríes y lloras en él, cuando escuchas tus propios pasos como reflejo de ti mismo al transitarlo y sientes entonces que el Camino es parte de ti y tu parte de él.

          No era un chaval cuando descubrí todo esto. Aprendí el significado de Ultreia en el ambiente solidario de las jornadas convocadas por la AGACS para devolver a Galicia la limpieza de sus costas, cantando sus compases con buenos amigos, y su significado quedó ligado a mi alma como una divisa moral, como una marca ganadera grabada al rojo en mi memoria y en mi alma.

 ultreia         Ultreia es una palabra que al principio suena algo extraña, ajena a nuestro vocabulario habitual. Desde su uso medieval, su significado, se ha traducido como “más allá” o “adelante”, se trata de una expresión de ánimo entre peregrinos para motivarse en el camino. Su inclusión en ciertos cantos e himnos permite que el término haya llegado nítido en su uso y en su significado hasta nuestros días.

          Pero hay un ámbito, en que el término “Ultreia” sigue absolutamente válido tanto en su uso como en su significado. Me refiero obviamente al Camino de Santiago y al entorno peregrino. En este contexto, decir Ultreia, es decir mucho más que lo que el término significaba, porque con él va además un mensaje de hermandad, un deseo de buen camino a quien nos encontramos, un mensaje de amistad y de superación de obstáculos, con la profunda perspectiva de ser protagonistas de un acontecimiento milenario, como si al pronunciar “ultreia” nos llegara un testigo que ha pasado de mano en mano, de voz en voz, a través de los siglos y ha llegado hasta nosotros para ser también transmitido.

          No es infrecuente que haya alguna anécdota, algún encuentro en que aparezca el término Ultreia como saludo o como despedida o como espíritu que se comparte, y a partir de él se comprenda la verdadera dimensión de esa palabra. Para mí, ese momento llegó en la noche del sábado 8 de Febrero del 2003, bajo los soportales del polideportivo de Mazaricos.

1475852_10202554609374416_359178128_n          Un grupo de peregrinos participábamos en la limpieza de chapapote en el pedregal de Cuño, en el cabo de Touriñán, pero antes de entregarnos al descanso tomábamos unas copas juntos y disfrutábamos de un rato de conversación y de camaradería. Justamente entonces aparece el gran Mario Clavell para invitarme a cantar el Ultreia De Jean Claude Benazet. ¡Faltaría Imagen4más!, ya lo habíamos ensayado antes al amparo de una partitura que me facilitó. En las estrofas Mario llevaba la voz cantante y yo le hacía una segunda voz para darle a la ocasión una cierta dimensión polifónica. Pero el estribillo era el “Ultreia, ultreia e suseia, Deus adjuvanos”, y entonces se sumaba todo el personal con más o menos acierto tonal pero con sobradas ganas de compartir juntos un momento feliz. Como profesional del canto coral, se me podrían ocurrir algunos matices críticos a la interpretación artística, pero no procedía tal cosa. Allí lo que hubo es canto jacobeo 1455070_10202554715977081_667213906_ncompartido y participado que disfruté como un enano y que incluso alguien grabó y elaboró un archivo audiovisual que resultó un emocionante testimonio. Hubo un “ip ip hurra”, y hubo copas, sonrisas, miradas, comentarios y mucha amistad detrás del significado de aquella palabra que habíamos cantado juntos: ¡vamos! ¡ánimo! ¡adelante y que Dios nos ayude!.

          Cuando se vive, ya no se olvida nunca.

http://

Esta entrada fue publicada en 4- ¡Ultreia, vamos, ánimo, adelante y que Dios nos ayude!., F- CRÓNICAS PEREGRINAS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a 4- ¡Ultreia, vamos, ánimo, adelante y que Dios nos ayude!.

  1. Rita dijo:

    Alberto Solano, tu (desculpeme la intimidad, también soy peregrina y creo, podemos nos tratar así) nos regala siempre lindos textos, muy bien escritos, que ya se le nota enseguidita como dejas derramar tu alma y sentimientos.Pero ese de hoy es una joya rara de lirismo literario, una ode a los peregrinos y al Camino de Santiago.Me dejé transportar por la imaginacón para el Camino, mientras yo lo estava leyendo.Por supuesto eres un profesional del canto coral y además un filósofo del Camino y un escritor por vocación.Muy lindo o canto en coral de “Ultreia” .Me dejé emocionar por todo.Muchas Gracias Ultreia!

  2. JORGE dijo:

    Bravo,bravísimo…don Alberto!!! Me ha encantado recordar aquellos tiempos. Tremendos bigotes lucíais. 😉 Admíteme una pequeña “crítica” ( no musical ) : Cabo “Touriñán”. Que tanta canción os deja con hambre… Abrazo Grande, AMIGO. Ultreia e sus eia!!!

  3. rosana dijo:

    hola alberto me gusta lo de cuando conociste lo del camino,a mi me pasa también haci pero yo no soy cuarentona sino casi ses-entona,pero haré por primera vez el camino este a;o dios mediante…saludos de venezuela…

  4. Hola Alberto, me gustó mucho lo que has escrito. Yo también hice mis caminitos. De momento, estoy recordando todas las experiencias vividas y me dan ganas de volver al peregrinaje, pero, lamentablemente, no puedo (aún). Así que estoy recuperando y republicando algunos de los textos que escribí hace 7 años sobre mi vivencia en los Caminos de Santiago y Finisterra . Por otro lado, estoy preparando una lista de 10 canciones relacionadas con el camino que expresen lo que significa caminar para publicar en mi blog. A mi también me enseñaron y también canté “Ultreia” de Jean Claude Benazet y me gustaría incluirla en mi lista. Lo único es que no he logrado encontrar una versión que me guste tanto como ésta que has publicado tu. ¿Existe alguna posibilidad de que la compartas conmigo? Eso me dejaría muy feliz y agradecida.

    Un fuerte saludo

  5. Pingback: Em Burgos Mary Nöel ensina silêncios | De omni re

  6. patricia dijo:

    Me quedo con dos frases, ser peregrino es una disposición del espiritu. Y el camino te licencia como peregrino. Feliz año y gran abrazo desde México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s