9- Os Martores y la memoria de Prisciliano

          El 31 de Julio del 2003, descansando con la familia unos días en una casa rural de Valga, tras visitar a los padres de un amigo en A Estrada, salí con el propósito de visitar Os Martores, en cuya capilla de origen altomedieval se dice que puede ser donde reposan los restos del heresiarca Prisciliano, que otros, sin ningún fundamento y en contra de lo arqueológicamente imposible, insisten que es quien ocupa el sepulcro compostelano.

          Es el último día de mis vacaciones en Galicia, un día veraniego de mucho calor, y mi familia prepara maletas y reposa de unos días agotadores en que parecía que no queríamos dejar piedra sin ver. Mi hija Blanca ha aparcado su corsé ortopédico y se ha zambullido en la piscina como si fuera una rana. Entre el calor que hace y que el traumatólogo dijo que dentro del agua descarga la columna y beneficia el proceso si se acompaña de natación, Blanca tiene la cuartada perfecta para no salir de la piscina. Su madre y su hermana la acompañan.

Acceso Os Martores-bmp          Os Martores es una pequeña aldea difícil de localizar. No está de paso hacia ningún sitio, sino al final de una senda estrecha, irregular, ascendente, que solo recorren hasta su extremo quienes van allí expresamente por una u otra razón, de otro modo permanecerá fuera del alcance de nuestras conciencias.

          Aunque no se bien para qué, me dirijo allí ex profeso, algo me impulsa a conocer ese lugar, y me resulta difícil llegar porque es un paraje recóndito, con poca o ninguna demanda turística y el camino no hace ninguna indicación de este rincón, lo que a cada paso obliga a preguntar, pues a menudo surgen bifurcaciones sin indicativo alguno. Siete u ocho kilómetros dan mucho de sí cuando se hacen titubeantes, aunque sea en coche. Por fortuna los vecinos y lugareños se muestran amables y muy colaboradores, y uno me dice ¡si, si, va usted bien, todo adelante!… , otro, ¡si, si, todo hacia arriba!… , otro más, ¡siempre adelante!… y todavía un último, ¡en cada cruce siempre a la derecha, la izquierda le lleva al monte!.

cartel-bmp          Por fin aparece un cartel que indica: [Martores, Capela]. A buenas horas, porque quien haya llegado hasta aquí ya prácticamente no lo necesita. Sin embargo la Capilla aún se esconde tras una trifurcación del camino que esta vez adivino sin preguntar, como si algo me llevara hasta allí. Hay que atravesar la aldea, como si la propia aldea protegiese el acceso a la capilla. Y al rebasar la aldea se divisa la capilla a la que solo se accede por una estrechísimo sendero semi-asfaltado que desemboca en una rampa destartalada que te introduce en el centro de una pequeña y atractiva carballeira circular que define Capela dos Martores-bmpun territorio mágico, ensombrado, silencioso, fascinante, encantado. ¿Existen las corrientes telúricas de Hartmann?, ¡Si existen, allí las hay desde luego!. En un lado hay unas piedras con unas formas y rebajes cuando menos curiosos y cuando más fruto o causa de algún sortilegio o de algún rito nigromante.

cgf_martores_04          Al otro lado del robledal se levanta la pequeña capilla dedicada a San Mamede nos muestra su espadaña en actitud callada, humilde, dócil, pobre, romántica… me acerco a ella, pero está cerrada y no me deja ver su interior, como si quisiera ocultarme su contenido. La capilla tiene su origen en el siglo IV, ha sido ampliada en su pequeñez en el siglo XVII y aunque restaurada recientemente su apariencia es muy modesta. A su alrededor hay una necrópolis sueva detectable por la existencia de algunos sarcófagos cgf_martores_0011antropomórficos de la época, cuyo aspecto descuidado muestra una imagen triste, abandonada, olvidada y funesta. Me trae a la memoria que en mi reciente búsqueda de este lugar acabo de pasar por la iglesia parroquial de Setecoros donde se celebraba un funeral, y por la de San Miguel de Valga en cuyo cementerio se cumplimentaban la exequias de enterramiento a tañido desconsolado de difuntos. Me entra un escalofrío.

Capela_dos_Martores,_Valga,_Valga          Muchas coincidencias. Se desatan las corrientes telúricas y el lugar parece vibrar, y lo presiento como propio para una noche de ánimas. Me tranquiliza la visión a mi cabeza de un sistema radial de luces de colores que partiendo de cada roble, confluyen en el centro como apoyo central en el aire, denotando que el lugar es área de festejo local. Pero el contraste resulta algo tétrico y siniestro, más apropiado para un aquelarre que para una charanga con bailongo popular.

finde 009          Me inquieta el lugar y con las manos en los bolsillos paseo en círculo respirando el ambiente sombrío. Si la accesibilidad a este lugar es compleja, que no sería en el siglo IV, en tiempos en que aún no había caído el imperio romano, apropiado como lugar estratégico para preservar la memoria de algún rito arcano, oculto, misterioso, furtivo, anónimo. Presiento una tensión latente que pesa con un sabor macabro y funesto, como la de un espíritu que se queja de su suerte, una suerte que allí parece presidir de forma olvidada y fantasmal.

He invertido suficiente tiempo, mi curiosidad está satisfecha y la vibración del lugar se ha ido apagando en la medida que mi inquietud se calma y me convenzo de que sea lo que allí se guarde, no va a modificar ni un ápice mi camino. Se despierta entonces el deseo de acabar las horas que me quedan en Galicia disfrutándolas junto a mis hijos y IMGmi mujer, seguramente aún en la piscina. El retorno es más fácil cuando el camino ya se conoce. Al llegar a Casa da Torre, las risas de Blanca, Elena y Jorge lo llenan todo… ¡papá ven a bañarte!… Y allí nos reunimos todos, nada mejor que un chapuzón colectivo para apagar malos augurios que no me incumben y sofocar los calores de un verano que está resultando infernal hasta en Galicia.

 

Esta entrada fue publicada en 9- Os Martores y la memoria de Prisciliano, D - RELATOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s