9- El Único Camino que no va a Roma

huellas          Concibo el Camino de Santiago como una suma de huellas de caminantes. Ante todo las huellas de los penitentes que redimían sus culpas y plasmaban su oración degastando sus sandalias y sus pies, y las huellas de los creyentes que buscaban a Dios en una tumba y unas reliquias santas sobre las que orar y rendir culto. Pero enseguida también las huellas de los comerciantes, los colonos, los artistas, las logias, los militares, los timadores y delincuentes de todo rango, los nobles, los prelados, los reyes, los santos… cada cual con sus motivos, con sus fines y objetivos propios, que buscaban a menudo a costa dePeregrinación penitencial recorrer inmensas distancias, para ir marcando un camino que reclutaba hilos desde múltiples lugares de Europa hasta conformar una arteria de mayor calibre por el volumen de su tránsito, conformando el trayecto que la historia, con sus vicisitudes de toda índole, ha ido roturando sobre el terreno a golpe de pisada.

Caminos europa          La peregrinación resulta ser en última instancia un fenómeno suprahistórico, que es inmemorial en el tiempo, universal en el espacio, común a todas las religiones y condiciones humanas y por ello, diversa en sus manifestaciones de todo tipo, sagradas y profanas, sublimes y mezquinas, humildes y vanidosas, anónimas y proclamadas con todo lujo de fastos… Desde esta expresión diversa y multifactorial, el Camino de Santiago viene a conformar el armazón de Europa con su labor durante siglos como corriente social, económica y cultural del Occidente cristiano, que la constituye como la peregrinación por antonomasia, siendo incluso hoy día, para nuestra autosuficiente y soberbia civilización, recurso espiritual y humano para quienes saben buscarlo.

          Si el Camino es suma de diversidad de huellas acumuladas, y por tanto también de la diversidad de motivaciones, desde su amplia realidad compleja y plural, para su comprensión más completa, debe ser entendida sin prejuicios de ningún tipo, sin huir de lo profano y sin despreciar lo espiritual, porque en uno u otro caso nos dejaríamos medio camino sin ver, sin disfrutar, sin conocer, sin comprender…

NO_TITLE_54180145139_53389389549_600_396          Desde esta visión compiladora, se impone como realidad evidente y obvia que el Camino de Santiago no se explica sin el cristianismo y la fe, una fe que hunde sus raíces en la Roma antigua, en las invasiones bárbaras y en la expansión islámica, conformando una romanidad deseada y amenazada que encuentra en el cristianismo su mayor impulso de identidad. Desde este inicio y hasta nuestros días, la historia de Compostela, con su fondo religioso y su contexto profano, con su economía y su cultura, con sus indulgencias y su turismo, con sus alianzas entre lo religioso y lo laico, es fácil comprender que es un fenómeno con multitud de caras, todas existentes, todas auténticas, todas compatibles, todas complementarias, y todas necesarias para comprender la completa valoración de la dimensión compostelana y de su legendario camino, un camino que no lleva a Roma, en contra de lo establecido por una construcción centralizadora de la Iglesia Romana con miras a una administración homogénea y a una unidad de doctrina.

          La antigua sentencia de los clásicos “Todos los caminos llevan a Roma”, encierra como ninguna la idea de un dominio centralizado en la llamada ciudad eterna, como receptora de todos los caminos que vienen de Europa. ¿Todos?. En el corazón de la Alta Edad Media surge un impulso que articula una fuerza descentralizadora que regenera el pensamiento, la cultura y la propia historia de Europa.

          Hacia una Compostela no inventada, sino sumergida, olvidada y redescubierta, surge el Camino de Santiago proponiendo una corriente centrífuga de Roma, que llega a despertar la inquietud y la desconfianza de Roma, pero que termina demostrando que no todos los caminos llegan a ella, y convirtiéndose en eje indispensable y constructor de la unidad cultural del occidente cristiano.

camino-de-santiago-medioevo

 

Esta entrada fue publicada en 9- El Único Camino que no va a Roma, C - ARTÍCULOS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 9- El Único Camino que no va a Roma

  1. Si señor un buen trabajo !! creo que hace años coincidimos en la vieja lista de yahoo que administraba manuel. Bueno da igual repito un buen foro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s