8- El Mito y la Razón

          “La Tradición Jacobea es un mito que no puede estudiarse científicamente, porque entre Razón y Mito hay un abismo, por lo que ni el Mito es racional ni la razón puede confirmar el Mito”, me decía un amigo contertulio en contra de alguno de mis postulados sobre la Tradición Jacobea por la que abogo.

Neardental          Y sin duda tiene sus motivos ese planteamiento, pero creo que la cuestión merece una apreciación más relativa, entendiendo que el Mito fue en cierto modo el primer intento de “racionalización” del hombre primitivo para asumir cosas que le inquietaban pero que era incapaz de explicar por los principios de la razón y el pensamiento científico que, aún, brillan por su ausencia.

          Veamos si Razón y Mito realmente están o no separadas por abismos irreconciliables.

 platon-y-aristoteles         Y mejor que establecer barreras insalvables entre Mito y Razón, prefiero entender que en la historia del pensamiento occidental se acepta el tránsito, en la Grecia antigua, desde un pensamiento instalado en el Mito, a otro fundado en el Logos, lo que no se produce como un hachazo cronológico ni conceptual, sino como un proceso, quizás aún inconcluso, en donde Mito y Razón siempre se han llevado entre sí muy cordialmente.

          La Atlántida y Hércules, que mi referido contertulio citó como ejemplos de mitos irreconciliables con la razón, son precisamente dos buenos ejemplos.

La_Atlantida_3atlantida submarina          La Atlántida es el nombre de una isla legendaria desaparecida en el mar, mencionada y descrita por Platón, con llamativa precisión y afirmando que se trata de historia real. Esto lleva a muchos investigadores a proponer teorías sobre su ubicación, lo que supone una racionalización del Mito de la Atlántida que muchos consideran que tiene su parte de realidad, idealizada y magnificada en la antigüedad, pero que encuentran admirable justificación en multitud de hallazgos arqueológicos bajo el mar. 

En esa línea, antiguas ciudades como Alejandría o Troya han tenido durante siglos la etiqueta de mitos, hasta que los hallazgos han encontrado que se trata de una realidad mucho tiempo oculta y por tanto mitificada; finalmente hasta Troy1parece que la realidad supera la ficción. La Atlántida parece que es valorada en esa misma línea por muchos autores e investigadores, algunos tan prestigiosos y conocidos como el desaparecido Jacques Cousteau. Hay trabajos muy interesantes, algunos de ellos en la red, que ven la Atlántida como una existencia real mitificada en el tiempo.

  hercules-hidra-maza        Hércules es un Mito que se presta hoy muy bien a la racionalización, de modo que las interpretaciones modernas lo muestran como un líder sabio, fuerte y protector, y se le presenta así en las versiones que hacen del personaje el cine y las series televisivas. Y es que el Heracles griego parece que fue un personaje real, un campeón atlético o un gran guerrero que logró importantes hazañas que fueron primero loadas y después magnificadas y divinizadas, hasta convertirle en el primer superhombre de la historia de comic. Buscando un parangón encontramos a Aquiles, guerrero de hazañas tan prestigiosas que le llevan a la gloria con valores de fuerza, valentía e inmortalidad. Parece una buena referencia de la tendencia humana a mitificar la realidad hasta hacerla irreal. ¿Podría ser este el caso de la Tradición Jacobea?. Casi puede decirse que los mitos se construyen desde situaciones y personajes de la realidad y por tanto no es ilusorio intentar ver que hay de realidad detrás de los mitos y sobretodo de las leyendas.

img_20290          Mi propuesta sobre Tradición Jacobea, en contra de lo que habitualmente hace la Historia, merece y se presta plenamente a un estudio desde la razón y la ciencia, pero debo precisar que mi estudio no tiene estrictamente un propósito científico de demostración, sino que más bien es un análisis de verosimilitud que deja abiertas las opciones que otros han querido o quieren cerrar con hipótesis jacobeas que han terminado por demostrarse falsas.

el-mito-de-la-razon          No se trata, por tanto, de confirmar mitos ni definir abismos insalvables, que es encorsetar la razón en conceptos rígidos que no llevan a ningún lado, sino dejar margen de acción al pensamiento y comprobar que puede llevarnos al encuentro cordial entre el mito y la razón de un modo mucho más natural y espontáneo del que los conceptos sugieren.

 La Razón del Mito         Hoy día incluso no faltan autores con obras interesantes que relativizan la supuestas distancia entre el Mito y la Razón que ven como partes de un mismo proceso y que se relacionan, aún hoy, mucho más de lo que parece, o que la propia razón es capaz de convertirse en mito al erigirse como principio de evaluación universal.

          Mito y razón cohabitan a lo largo de la historia del pensamiento humano, desde el Mito de la Caverna, que desmitifica y racionaliza el mito, hasta el mito de la Razón, que mitifica el raciocinio humano. Y entre Mito y Razón tiene su espacio la Tradición Jacobea, que encuentra argumentos en ambas que permiten entenderla y asumirla.

 

Esta entrada fue publicada en 8- El Mito y la Razón, C - ARTÍCULOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s