6- Flatulencias peregrinas

 sorpresa - copia         Sugiero se abstengan de leer este capítulo los exquisitos, puritanos, pulcros y sensibles, (el que avisa no es traidor)

        Flatul  Hablando de todo, que de todo hay en los caminos del Apóstol, supongo que todos conocéis la modalidad de pedo peregrino… o es que acaso nunca habéis soltado un buen pedo mientras camináis… si alguien contesta que no, estoy por no creerle.

pedo caminante          El pedo peregrino es aquel que se emite en plena peregrinación, es decir mientras se camina haciendo el Camino de Santiago. Su peculiaridad no es de orden organoléptico, sino puramente funcional. El pedo peregrino es el fruto de la propia parafernalia peregrina, ya no solo por los alimentos, a menudo flatulentos, que el peregrino ingiere en su periplo, sino de la propia mecánica que el caminar traduce sobre el organismo con la bipedestación dinámica y cambiante a cada paso de una forma cíclica y mantenida.olla podrida Los intestinos no pueden permanecer pasivos ante este sostenido estímulo que es, simultáneamente, gastrointestinal y mecánico-funcional. Los gases van encontrando su lugar y terminan por confluir y progresar hacia donde la naturaleza sabiamente les tiene prevista una válvula de escape.

pedo caminante2 - copia          La característica final del pedo peregrino es que para su emisión final no es necesaria presión alguna de los músculos de la pared abdominal, ni siquiera requieren una inclinación lateral de un lomo, anca, o cadril, y mucho menos de la elevación hemilateral franca de una nalga, sino que ellos solos acaban por vencer la resistencia limitante del esfínter anal, y encuentran espontánea salida al mundo libre y a veces escapan en salvas intermitentes que se suceden a tempo acompasado y rítmico que el peregrino impone con la deambulación.

caganet2 - copia          De modo que el pedo peregrino, menos risas, no es solo un tema de guaseo escatológico, sino que puede darnos amplia y variada información de su autor, de lo que ha comido, de su modo de andar, de su educación, de su estado de ánimo y humor, y para el buen observador, os lo dice un homeópata convencido, hasta interpretaciones diagnósticas y pronósticas, e incluso matices de los aspectos más personales y espirituales. Ya es sabido aquello de que en el Camino de Santiago, lo sagrado y lo profano, van de la mano.

Esta entrada fue publicada en 6- Flatulencias peregrinas, D - RELATOS. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 6- Flatulencias peregrinas

  1. Maricarmen, PR dijo:

    Me encantó, está buenísimo.

  2. Debes saber mi querido galeno, que lo peor no es el pedo andante, que al fin y al cabo es pasajero y no se queda, si no el matutino, el “despertino” de los albergues, el que persevera en las salas y hace de gallo madrugador.
    Tras una noche de fermentaciones intestinales, al despertar el cuerpo y tu salud te pide abrir las espitas y dar libertad al aire comprimido. Reprimirlo es insano, pero emitirlo puede ser abrumador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s